ATAQUE HORMONAL

No sé vosotras , pero yo en esos días del mes estoy de un inaguantable máximo , Repu me podían llamar , lo reconozco por supuesto. Es más , tres días antes que la marea roja haga su aparición , ya voy avisando a navegantes (a pichi/marido) para que no le pille desprevenido.

El objetivo es llenar la despensa de todo aquel alimento que lleve CHOCOLATE ,y no me vale la tableta sencilla de siempre , yo soy fan del que lleva frutos secos con caramelo , galleta… se me hace la boca agua sólo de pensarlo. El por qué está claro , hay que subir la serotonina como sea y , como nunca he visto un caso de sobredosis de serotonina , yo cargo a tope durante cuatro días para tener reservas todo el mes.

Pues fue eso multiplicado por 9!!!!! Y encima empecé vomitando desde el primer día que , hasta que descubrí los efectos del maravilloso Carribban (pastillas para los vómitos durante el embarazo) , pasé más hambre que el perro del afilador (que se comía las chispas por comerse algo caliente). Recuerdo estar 24 horas sin poder comer nada y vomitando hasta el agua que bebía. Ese mismo día había preparado «fabes pintes» para comer , fui a trabajar como buenamente pude y cuando llegué a casa tenía una sensación de hambre que no te la deseo ni a mi peor enemigo , y pensar que hay gente en el mundo que experimenta esa sensación a diario , me mueeeero de la pena.

Pichi quería darme un yogurt para que comiera algo , pero yo solo quería comer aquelles fabes , y con su chorizo por supuesto!!!!!! Como me prestaron dios mío!!!!! Las vomité nada más terminar , pero las disfruté tantísimo que no se me olvidarán en la vida.

No recuerdo tener antojos de ningún tipo , pero si unos cambios de humor que valiente torero tengo en casa amigos , porque no fue tarea fácil. Me levantaba un día enfadada ya antes de posar los pies en el suelo , y lo gordo es que no sabía el por qué y , al mismo tiempo , triste , agobiada y tampoco sabía el por qué. Pues ahí quería yo explicarle a Pichi todo esto , al mismo tiempo que lloraba desconsolada y gritaba enfadada. A día de hoy no sé si entendió como me sentía en aquel momento , porque verdaderamente ni yo lo sabía con exactitud , pero con una calma admirable , me tranquilizó y consiguió que todo ese cóctel de sensaciones se me pasara.

El tema del hambre continuó durante todo el embarazo. Yo que regañé a mi hermana todo y más por engordar 17 kg en su primer embarazo . Yo , que alardeaba en mi sexto mes de embarazo de haber engordado solamente 7kg. Pues , por lista y espabilada , me rebotó en la frente , porque hice un sprint final , que ni Usaín Bolt queridas mías , 20 kg enteros y verdaderos se aposentaron en mi cuerpo serrano , muy bien distribuidos eso sí. Mi cara era como una auténtica hogaza de pan de Castilla (sin desmerecer dicho pan) , la barriga súper bonita como cualquier embarazá , pero mis brazos parecían los de un vasco que se dedica a cortar troncos en sus ratos libres. La distribución en las partes bajas de mi cuerpo también fue bastante uniforme, se me puso un culo cual ternera asturiana de los valles, las piernas iban en la misma línea para aguantar el peso que se les había puesto encima. Los tobillos desaparecieron en algún momento que no recuerdo y no volvieron a hacer acto de presencia hasta varios días después del nacimiento de Alicia. 

La culpa no es más que de las malditas hormonas que todo lo quieren controlar y, al final, todo lo descontrolan. Tengo que decir que una cosa muy guay e irrepetible, fue estar embarazada al mismo tiempo que mi hermana. Siiiiiiiiiiiiii, nuestros peques se llevan dos meses y medio y ahora crecen juntos y de la mano van a todas partes.

Y a pesar de los vómitos, de la sensación de hambre insaciable, de los kilos de más y del cruel ataque de mi sistema hormonal, puedo decir y digo que fue la mejor experiencia de mi vida, me sentí inmensamente plena y feliz y, sin duda, repetiré.

 

 

 

 

 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *