AYUDA!!

 

Qué importante es saber pedir ayuda cuando la necesitamos, no es fácil os lo aseguro, y no siempre encuentras la más adecuada.

El confinamiento se está alargando y cada vez más gente lo lleva peor. Hay que tener en cuenta que antes que comenzara esta situación ya cada uno tenía su propio panorama familiar. Ahora, los niños, los padres y los abuelos se agobian antes, los nervios están a flor de piel y, en muchas circunstancias, no sabemos resolver los conflictos que puedan surgir con la misma tranquilidad que lo podías hacer antes.

Una solución muy socorrida era salir a dar un paseo, que nos diera un poco el aire, ir al parque, soltar adrenalina jugando al fútbol, ir a tomar algo con más gente para distraerse y no pensar en los problemas. Ahora eso no lo podemos hacer, así que debemos pensar en otras soluciones.

Una de las opciones que más valoro, ahora y antes, es compartir los agobios, las preocupaciones, las inquietudes, con nuestros amigos o familiares. Creo que son los mejores consejeros porque pienso que son los que más nos conocen. Compartir es VIVIR!!

Tragarse todo eso solo nos llevará a acumular malos sentimientos que nos harán comer mal, descansar peor y, en un momento dado, descargar todo ese remix convertido en rabia contra los que más queremos. Lo que nos llevará a crear nuevos conflictos entrando así en un círculo vicioso del que no sabremos como salir.

Ya sé que los niños nos pueden saturar mucho en algún momento, que a nuestros mayores les cuesta entender que no podamos salir de casa a pesar que el médico les había aconsejado caminar todos los días, todo ello sumado a alguna situación anterior por enfermedad, dependencia o problema social, puede acabar complicándolo todo.

Lo primero es reconocer que realmente tenemos un problema, eso antes y después del covid, si observamos que, a pesar de hablar con los más cercanos, continuamos encontrándonos mal, nos sigue costando conciliar el sueño, lo mejor es acudir a un profesional. Ésto no quiere decir que nos estemos volviendo locos o que seamos los más raros del mundo, simplemente hay momentos en nuestra vida que las circunstancias nos bloquean y no tenemos la capacidad de desbloquear, necesitamos que alguien nos guíe y, éso, ES LO MÁS NORMAL DEL MUNDO!!

Pon un psicólogo en tu vida, es la mejor solución a todos tus problemas, no es un slogan, es mi recomendación. Estos profesionales consiguen que nos desbloqueemos, que consigamos ver la solución que, en la mayoría de las ocasiones, teníamos delante de nuestras narices y no podíamos ver, que consigamos relajarnos en aquellas situaciones en las que antes perdíamos los nervios, que sepamos disfrutar de nuestra rutina sin estrés, es posible os lo aseguro.

Durante el confinamiento también lo podemos hacer, hay teléfonos de ayuda a los que podemos acudir cuando la ansiedad pueda con nosotros. El médico de cabecera también te puede atender telefónicamente. Vídeos varios de relajación, mindfulness, yoga…

Opciones haberlas las hay, solamente tenemos que elegir por la que queremos empezar. Yo os diría que hablando, da igual con quién, pero hay que hablar, sacar los malos pensamientos. Escuchar es el segundo paso, nuestros hijos, nuestras parejas, nuestros padres, amigos… todos pueden tener algo que decirnos o aconsejarnos, es importante conocer su opinión, son las personas que más nos quieren, no nos dirán nada que nos pueda hacer mal.

Siempre hablo desde la experiencia, hace poco más de dos años mi mente se bloqueó por completo, pensé que sería muy difícil y necesitaría mucho tiempo para ver las cosas de otra manera, pero el camino fue más sencillo de lo que pensaba, fue tan fácil como pedir AYUDA!!

Os animo a hablar, a escuchar, a buscar apoyo cuando todo se vuelva negro, merece la pena.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *