BIENVENIDAS Y DESPEDIDAS

YA ESTAMOS DE VUELTA! Tras 4 largos meses de ausencia, volvemos por aquí para contaros más experiencias entretenidas de nuestra maternidad.

Han sido varios los motivos de nuestra desaparición, el último trimestre de mi embarazo se hizo un poco cuesta arriba, y no sólo por los 22kg de más que marcaba la báscula.

La tensión arterial volvió a descontrolarse, el cansancio, el dolor de espalda y, por si tenía poco, una mudanza express que empeoró todo e hizo que a Rocío decidiera salir a conocer mundo mucho antes de lo esperado.

El parto se adelantó exactamente 17 días, cosa que agradecí enormemente porque me pilló de sorpresa y no me dio tiempo a darle muchas vueltas a la cabeza.

Realmente yo no sabía ni cómo eran las contracciones, ya que, Alicia nació por cesárea programada. Mi experiencia hasta el momento había sido desde el otro lado e intenté muchas veces imaginar cómo iba a ser ese momento. Siempre imaginaba la peor de las situaciones para estar mentalmente preparada, lo que  nunca se me pasó por la cabeza era que iba a ser todo lo contrario.

Os voy a contar cómo fue todo. Yo estaba de 37 semanas, la semana anterior habíamos terminado de hacer una mudanza que me dejó completamente agotada e hizo que mi tensión arterial nos diera un susto. Se descontroló demasiado y tuve que ir al hospital, afortunadamente en pocas horas se estabilizó de nuevo y pude irme a mi casa.

Dos días después me levanté algo molesta. Teníamos que ir a hacer unas compras pero le dije a mi marido que mejor iba él, yo me quedé en casa con Alicia y decidí ponerme a hacer la maleta para llevar al hospital, llamarlo sexto sentido o dolores regulares que me empezaban a mosquear.

Aproveché para ducharme y, muy pancha yo, me puse a planchar hasta que aquellos dolores fueron en aumento. Empecé a cronometrar la duración de lo que ya sospechaba eran contracciones de parto. Comprobé que eran cada 3 minutos exactos y llamé a Ruben para decirle que aquello estaba empezando.

Preparé las cosas de Alicia para que se fuera con los abuelos, ella notaba que algo pasaba, se puso un poco nerviosa pero la abuela llegó rápidamente y se fueron antes que viera como mi cara se descomponía por momentos.

Entramos por urgencias del HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias) y aquellos dolores hacían que me doblara mientras intentaba respirar profundo. Enseguida me sentaron en una silla de ruedas y me llevaron a urgencias de ginecología, de ahí me pasaron directamente a partos donde me dijeron que ya estaba dilatada 4cm.

Estaban bastante saturados, éramos muchas las que nos habíamos puesto de parto aquel día, nos dejaron solos un rato y, en cuestión de media hora, tuvimos que avisarles porque yo ya quería empujar. Me exploraron de nuevo y se sorprendieron al comprobar que ya había dilatado por completo, que no me podían poner la epidural comentaron. Fue en ese momento en el que mis ojos casi salen de sus cuencas, mi marido asegura que el tono de mi piel se volvió algo verde, mi versión del increíble Hulk había hecho su aparición estelar.

Pedí encarecidamente que llamaran al anestesista, ésta por supuesto es una manera muy sutil de deciros que me puse como una loca para que me pusieran la epidural. Lo logré. Entonces la tranquilidad me inundó y pude disfrutar de uno de los mejores momentos de mi vida.

Fue más fácil y rápido de lo que me había imaginado y Rocío es una niña que además de comer y dormir, logra sacarnos la mejor de las sonrisas a pesar de los malos momentos. Y es que, la enfermedad no nos da tregua, mi tía Ana con tan solo 51 años ha perdido la batalla contra el cáncer. Ha luchado hasta el final y no ha querido irse sin conocer a su nueva sobrina.

La vida es esto, partidas que nos dejan un vacío enorme y bienvenidas que consiguen hacernos reír de nuevo.

2 comentarios
  1. María José
    María José Dice:

    Un momento feliz y tierno es muy importante después de tanto dolor…una vida deja paso a otra…eso me dijiste cuando me anunciaste q Rocío venía en camino y mi padre ya le había acabado.La vida es así aunque allí donde estén siguen con nosotros.Enhora buena por esa bella familia.Os quiero.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *