¿DONDE CAMBIAMOS EL PAÑAL?

 

El otro día escuché una historia que me dejó atónita, dos parejas entran en un bar (pub por las noches), una de ellas con un bebé en carrito. Subieron al piso de arriba, cargando el cochecito por las escaleras, arriba había gente tomando algo, clientes habituales. Sino conociera el sitio solamente con esta descripción deduciría que no es un bar para ir con un bebé, porque, seamos sinceros, no todos los sitios son adecuados para ir con un recién nacido, de éso nos percatamos enseguida.

El caso es que el bebé se hizo caca y su madre decidió cambiarlo allí mismo dejando con ello un aroma que incomodó a más de uno, por lo que hubo quejas. El personal del bar tuvo que transmitir las quejas a la pareja en cuestión, que optó por montar un escándalo alegando que el bar no tenía cambiador para el bebé y encima querían que la camarera tirara el pañal sucio.

Partimos de la base que en hostelería, los bares no están obligados a tener cambiadores en sus baños, si encima no tienes rampa para subir al primer piso, ya quedaría claro que no deberías subir con el cochecito. Pero si ya lo has hecho, podrías perfectamente meterte en el baño a cambiar al chiquillo en el mismo carrito si quieres, es lo que yo haría.

Tenemos que ser conscientes que la vida con hijos no va a ser la misma que sin ellos, no puedes pretender seguir yendo a los mismos sitios, porque no todos ellos están preparados para bebés sobre todo.

Que, personalmente, yo abogo porque en todos los bares hubiera cambiador, sería mucho más fácil indudablemente, pero a día de hoy no es así.

Me sorprendió gratamente mi marido cuando indignado me preguntó por qué solamente había cambiadores en los baños de las mujeres, que por qué él no podía cambiarle el pañal a su hija igual que lo hace en casa. Pues como otras tantas cosas sexistas que deberían cambiar en este país. De hecho, en Galicia ya ha cambiado la normativa y comenzaron a ponerlos también en los aseos masculinos. También es cierto que muchos locales optan por poner un baño con el cambiador del bebé a parte, que está muy bien.

Lo más importante es ser civilizado sin más, el SENTIDO COMÚN es muy necesario y me doy cuenta que la maternidad y paternidad a veces nos nubla dicho sentido. Seamos coherentes, dejemos que jueguen, aunque se peguen a veces, ellos sabrán que hacer y, sino, enseguida lo aprenderán, como hemos hecho nosotros.

Que sé que es duro verlos pasarlo mal, a mí me lo vais a contar, pero estamos haciendo una generación de niños totalmente dependientes de sus padres y de las pantallas.

Dejemos que desarrollen su imaginación, que vuelen a países inventados, que luchen contra ejércitos invisibles, que disfruten de su infancia que ya no volverá.

CUNA,CUCO,CAPAZO,SILLA

Cuántas dudas a la hora de prepararlo todo para la llegada del bebé, realmente desde el momento en que te quedas embarazada todo son dudas.

A la hora de preparar su habitación nos decidimos por poner directamente una cama nido de 90 con idea de poner la cuna en nuestra habitación hasta que consideráramos oportuno.

A nosotros nos regalaron la mini cuna de colecho (el padrino de Alicia no se aguantaba más sin comprar algo para la chiquilla), esta mini cuna llevaba ruedas y por el día yo la movía por toda la casa para que la niña estuviese siempre conmigo, hay gente que usa la hamaca, también muy útil para tener al bebé cerca.

Una de las barreras de la mini cuna se baja, lleva unas correas para asegurarla al colchón de vuestra cama, de tal manera que, cuando Alicia se despertaba por la noche, yo solamente tenía que girarme para ponerla al pecho, a veces papá ni se enteraba, comodidad donde las haya.

En esta mini cuna estuvo durmiendo durante 4 meses hasta que la pasamos a la cuna grande. Todavía no dormía la noche del tirón, se despertaba varias veces e incluso para que se volviera a dormir la teníamos que coger en brazos.

A los 3 meses la cosa no iba a mejor, al contrario, se despertaba más veces y nos costaba más dormirle. Así que papá propuso que la echáramos en su camita porque pensaba que en la cuna la niña ya no estaba cómoda. Y efectivamente fue acostarla en su cama y Alicia empezó a dormir la noche del tirón. No sé si fue pura coincidencia, pero estaba claro que la chiquilla dormía mucho más a gusto. Insisto en que cada niño es un mundo, mi hermana usó el moisés con los dos y Martín luego pasó a una cuna grande que luego se convertía en cama y Sergio directamente a su camita.

En el tema del transporte hay opciones varias, mi hermana no quiso usar cuco, sin embargo, nosotros teníamos un trío que nos había prestado mi cuñada (hay que aprovecharlo todo) y venía con cuco, capazo y sillita de paseo.

A mí el tema del cuco me parece muy práctico y recomendable, hay gente que le parece que el bebé no va cómodo en esa postura, yo pienso que es al contrario, ya que, mantiene una postura parecida a la que tenía en la barriga de mamá. Además para llevarle en el coche está súper bien porque no tienes que cambiarle a otra silla ni nada, y éso en pleno invierno se agradece.

Alicia usó el cuco hasta los 3 meses y el capazo hasta los 4 (hasta que no cabía en él vaya) y la pasamos a la silla de paseo del trío. En este punto tu hij@ es demasiado grande para ir en el capazo pero demasiado pequeñ@ para ir en una silla de paseo de las que te sirven hasta los 4 años. Que sí, que lo podrías hacer, de hecho mi hermana lo hizo con Martín, pero el niño estaba bastante más grande que Alicia, volvemos a lo mismo, depende del chiquill@.

Entonces nosotros decidimos aprovechar todos los aperos que nos habían prestado y usamos la silla del trío. Es genial porque la niña va mirando hacia a ti pero también puedes cambiarla de posición y que vaya mirando el resto del mundo que es lo que le gustaba en ese momento, ir experimentando y cotilleándolo todo.

Con 6 meses y poco espacio en el maletero del coche(de cara a un viaje) decidimos comprar la silla de paseo que le servirá hasta los 25kg. Aquí hay una amplia gama de modelos, casi nos volvemos locos, porque la que nos gustaba y nos parecía más grande, era por supuesto la que más pesaba. La que era ligera y se plegaba muy bien solía ser más pequeña o un modelo que no nos gustaba. Al final conseguimos encontrar el punto medio, la babyhome emotion, estamos encantados con ella y Alicia también, no es solamente una silla de transporte, la niña se echa unas buenas siestas en ella con lo que entendemos que está súper a gusto.

Cuando Alicia tenga un hermano os contaré como lo apañamos. Contarme para hacernos una idea!

¿A QUÉ JUGAMOS?

 

Qué típico eso de si es niña, color rosa,si es niño,color azul. Las niñas juegan con muñecas y los niños con coches. Llevamos escuchando y viendo estos patrones toda la vida pero yo os confirmo que no tiene por qué ser así.

A Alicia le pintamos la habitación de color azul turquesa porque nos encantaba a los dos. Encontramos una lámpara infantil súper molona de varios colores con dos cochecitos pintados.

Su primer año lo pasó jugando con cosas de sus primos, coches, motos, tractores, le chiflaban, y si tenían música, más todavía, hasta que llegó noviembre y empezaron a poner en televisión anuncios de juguetes a todas horas. Por alguna extraña razón que, a día de hoy no puedo explicar, cada vez que salía un anuncio de muñecas, la chiquilla se volvía loca, gritaba señalando la televisión e incluso aplaudía, y eso que no le hacía apenas caso a los dibujos animados. Pero chico, aquello era automático, acción-reacción ni más ni menos.

Entonces llegaron sus majestades los Reyes Majos(porque son majísimos vaya), y a Alicia le dejaron una sillita con una muñeca, que por supuesto decía varias palabras y lloraba si le quitabas el chupete. Fue lo que más le gustó, todavía sigue jugando con ella.

Otra cosa que le encanta hacer es coger la escoba y el recogedor, que le acabaron regalando unos de su tamaño de lo pesada que se ponía cuando te ponías a barrer. Lo de coger el trapo y limpiar también la entretiene mucho, lo que no tengo muy claro es que el día que lo tenga que hacer, le guste tanto.

De la misma manera mis sobrinos empezaron bien temprano a fliparlo con las motos y los coches pero, sobre todo, con los tractores. Hasta uno de batería les trajeron los Reyes por Navidad.

Sin embargo, hay etapas en las que tanto niños como niñas quieren jugar con lo mismo. Mis sobrinos también tuvieron su época de querer pasear la sillita de la muñeca, y a Martín le acabamos comprando una, él tan feliz, aunque se le pasó pronto.

Y lo de los útiles de limpieza eso sí que es una diversión común a todos, ahora Alicia y Sergio se pelean por ver quien barre o recoge.

Sobre este tema a mí me encantaría hacer un estudio, pero resulta que ya se han hecho varios!!!(trabajo que me han ahorrado). En estos estudios se observaron numerosos niños y niñas en edades tempranas (hasta los 32 meses aproximadamente) y su conclusión es que el hecho que los niñ@s escojan unos determinados juguetes depende en mayor parte a la biología.

Mi conclusión tras observar los comportamientos de mi hija y mis sobrinos siempre ha sido que su actitud ante los diferentes juguetes viene impresa en los cromosomas sexuales (XX mujeres y XY hombres). Pues resulta que me han dado la razón, aunque también hay algún estudio que relaciona este comportamiento con la cantidad de hormonas que reciben los bebés durante el embarazo.

Sea por una cosa u otra lo que está claro es que, por mucho que tú te empeñes en darle unos juguetes de una manera o de otra, tu hij@ va a jugar con lo que le dé la realmente gana y en un alto porcentaje de probabilidades, estos juguetes serán los que marcan los estereotipos.

No sé que os parece a vosotr@s, me lo contáis?

ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA

Qué fácil era lo de dar el pecho a demanda, incluso lo de los cereales… pero no nos vamos a quedar en esa etapa toda la vida, aunque muchas de nosotras estaríamos encantadas.

Empezamos con las papillas de frutas, ahora nos recomiendan ir probando las frutas de manera individual, yo sinceramente hice lo de toda la vida, empecé con un trozo de plátano, de naranja, de pera y manzana y a la chiquilla le gustó. Con el tiempo puedes incluso añadirle un quesito a la mezcla y galleta, una merienda súper completa.

Con el tema leche fuimos paso a paso, yo dejé de dar el pecho cuando Alicia tenía 5 meses y empecé a trabajar, me hubiera encantado seguir más tiempo, pero cuando estás a turnos y trabajando en servicios de urgencias se hace muy duro os lo aseguro.

Empezamos entonces con la leche de continuación I y II, reconozco que siempre he seguido las recomendaciones de los pediatras con el tema de la alimentación, pero con la leche de continuación II no estuve hasta el primer año de la niña, con 8 meses ya le dimos leche de vaca y no hubo mayor problema.

El siguiente paso fue el puré de verduras, patata, zanahoria y puerro es el básico. Y otra cosa que le encantó a la chiquilla. Progresivamente fuimos introduciendo el pollo y el pescado junto con más verduras(tomate, guisantes, calabacin, judías verdes…). Después del pollo va la ternera y lo último que le metimos fue el cerdo. No le hizo ascos a nada y nosotros felices.

La cuestión que se nos planteaba era cómo ir introduciendo el puré y la papilla de frutas en las horas de las comidas al ir quitando los biberones, había días que el puré le tocaba a las 12 de la mañana y otros días a las 15h, eso es lo de menos, mientras la criatura esté bien alimentada el horario se va adaptando poco a poco.

La famosa práctica BLW o alimentación a demanda o autorregulada que consiste en que el bebé coma con sus propias manos los sólidos, nosotros no la utilizamos, no porque no esté de acuerdo, que me parece una técnica muy útil para que el pequeñ@ vaya probando y cambiando la alimentación, sino porque yo soy una cagaleras, es decir, tengo auténtico terror a los atragantamientos y no me avergüenza reconocerlo. Así es que fui muy prudente y empecé con los maravillosos purés, luego las legumbres pisadas con el tenedor y los sólidos a trocitos muy pequeños. Es cierto que le encanta cogerlo ella con las manos para comerlos y ahora estamos en la etapa que quiere usar la cuchara y acaba la comida por toda la trona menos en su boca, pero así aprende y al tiempo, nos reímos un montón.

Un consejo para las que os pase como a mi con los atragantamientos, hay un invento ideal que es la redecilla de alimentos, en la cual vas metiendo trocitos de fruta, pan o lo que tu quieras y el bebé puede ir chupando y mordiendo a su ritmo de manera que, a través de la red, van a salir siempre trocitos pequeños.

A mí me daba mucha seguridad la verdad, y la recomiendo 100%.

Verdaderamente en el tema alimentación para bebés parece que está todo inventado. Desde las leches de transición hasta la fruta para beber pasando por Mi primer yogur.

Lo de tomar leche a Alicia le cuesta un montón, de hecho, a parte del desayuno no conseguimos darle nada más durante el día, así que le doy mucho yogur y queso. Pero nunca le dí el llamado primer yogur, le di directamente los que comíamos nosotros, naturales pero sin azúcar. Y ahora los hago yo en la yogurtera y le chiflan.

El tema alimentación es de libre elección, siguiendo las pautas básicas, introduciendo un alimento nuevo a la semana por si tiene alguna reacción alérgica y todos los puntos que aparecen en la famosa hoja que te da la enfermera de pediatría. Cada una hace su interpretación y realmente, lo que le da la gana vaya.

Hay que tener clara una cosa y es que, como digo siempre, lo que tú le des y como se lo des siempre va a ser lo mejor para tu hij@, porque tú eres su madre, es así de sencillo.

Ánimo con esos purés y esas papillas, que esto está chupao!!!

VACACIONES EN FAMILIA

No sabíamos a que nos enfrentábamos, incluso íbamos con temor a lo desconocido…NUESTRAS PRIMERAS VACACIONES EN FAMILIA!!!

21 meses recién cumplidos tiene Alicia y planificado con un mes de antelación, pusimos rumbo al sur, que allí dice la canción que se vive mejor, y además con mucha familia a la que hacía mucho que no veíamos y que ,por supuesto, Alicia ni conocía.

Desde Asturias a Almuñécar que era nuestro destino, el GPS nos decía que teníamos por delante 9 horas de viaje, así que decidimos hacerlo en dos etapas para no agobiarnos mucho. Una noche en Parla a la ida y otra a la vuelta, mucho más llevadero no cabe duda, sobre todo por la peque.

El 18 de Agosto ya estábamos en la Costa Tropical, qué maravilla!!!

La reserva en el hotel la hice directamente por teléfono, ya que, Alicia duerme desde los 7 meses en su camita y en todos los hoteles nos ofrecían una cuna al decir la edad de la criatura. Mi intención era solicitar una cama supletoria para la niña, que es lo que solemos hacer cuando salimos, pero en este caso nos dieron dos camas matrimoniales directamente, mejor imposible!.

Muchas dudas rondaban en nuestra cabeza, dormirá bien, comerá bien, le afectará el aire acondicionado??

Pues nos sorprendió gratamente la chiquilla cuando al acostarla solamente con una camisetilla y el pañal, durmió la primera noche del tirón y el resto de las vacaciones también.

La segunda prueba de fuego era el buffet, allá que fuimos preparados con su vasito y su babero metidos en la mochila de Hello Kitty. Su desayuno en casa consiste en zumo de naranja y leche con galletas, magdalenas… Pues nos propusimos seguir la misma rutina, y ella tan feliz! No solo eso sino que además probó varios bizcochos y galletas diferentes, e incluso, le empezamos a dar algo de fruta al desayuno por aquello de cambiar un poco, y ella lo aceptó como si lo hubiera comida toda la vida. Le daba igual kiwi, que paraguayo, melón, sandía. No hay nada mejor que a un niño le guste tanto la fruta.

El tema comidas fue genial ver como probaba cosas nuevas y encima todo le encantaba, la paella, migas, cazuela de pescado, todo tipo de pescados y cocinados de todas las maneras, a la plancha, frito, rebozado, en espeto, de todo vaya.

Pues llegábamos a la cena ya totalmente despreocupados, en el buffet del hotel (íbamos con media pensión), todas las noches ponían algún tipo de sopa y crema de verduras, así que ese era el primer plato de Alicia, unos días comía más, otros menos, y detrás siempre había croquetas, queso, pasta, opciones no nos faltaban y ella no solía despreciar nada.

En el tema bebidas también probamos cosas nuevas, ya que, aprendió a usar las pajitas, entonces casi todos los días tomaba algún zumo distinto.

Tengo que decir que tuvimos muchísima suerte con esta niña, observábamos a otras familias con niños pequeños que comían mal, y pasaban muy malos ratos.

Hubo un día durante las vacaciones que Alicia apenas comió porque estaba muerta de sueño (la playa y la piscina son auténticos anestésicos naturales), yo me agobié porque estaba empeñada que la niña debía comer algo más, y su padre, con la tranquilidad que le caracteriza me dijo que no me preocupara tanto, que la niña tenía que dormir lo primero y luego ya comería. Y efectivamente así fue, la niña merendó y cenó como una campeona después de echarse la siesta que tanto necesitaba.

El tema coche con Alicia también es sencillo porque se queda frita al poco rato de subirse en él. Así es que se pasó más de la mitad del viaje durmiendo y el resto viendo dibus en la tablet y jugando con su pizarrita.

Es cierto que organizamos el viaje de manera que coincidiera la comida a mitad de camino para que se echara una buena siesta después. Hay que pensarlo todo.

Por otro lado también aprovechamos para iniciar la retirada del pañal, y es que justo antes de irnos de vacaciones Alicia ya comenzaba a pedirnos ir al baño para hacer caca, y no quisimos despreciar la oportunidad.

Unos me dicen que es muy pronto, otros que debe ser con 2 años aproximadamente, yo creo que el mejor momento es cuando ella está preparada y te lo hace saber.

Es cierto que ya con 8 meses comenzamos a sentarla en la bacinilla (orinal), ya que, todos los días después de desayunar hacía caca y pensamos que mejor en el váter que en el pañal.

Pues se acostumbró la chiquilla y luego no quería hacerlo en el pañal, así fue como empezó a pedirlo. Ya entonces usábamos la tapa del orinal en el retrete del baño, y se adaptó sin problemas.

Ahora estamos en el punto que pide caca para todo, quiero decir, ella nota sensación de querer ir al baño pero no distingue si es para hacer pis o caca, a nosotros realmente nos da igual porque la llevamos igualmente y que sea lo que dios quiera.

La conclusión de todo esto es que la mayoría de las veces tenemos más miedo e inseguridades de los necesarios, y hacemos demasiado caso a los comentarios de los demás. Los que mejor conocen y saben lo que necesitan los niños son sus padres, por lo tanto, seremos nosotros los que decidiremos qué darle de comer, cómo y cuando, respetando claro está las recomendaciones de los pediatras.

No todo tiene que ser ABC, el orden de los factores se puede alterar y con niños es muy habitual.

Los cambios pueden ser buenos, hay que ir probando poco a poco y seguir el ritmo del niñ@, no pretender que el niñ@ siga nuestro ritmo. Son niños, no son tontos, si tienen hambre o sueño te lo harán saber, y así sucesivamente con todas sus necesidades.

Ánimo en vuestros próximos viajes y fuera miedos !!

No

Lactancia materna

Esta es la semana de la lactancia materna, así es que vamos a aprovechar para contaros cositas acerca del tema.

Lo primero es tener claro que la lactancia materna es una opción, en ningún caso una obligación. No podemos ni debemos juzgar a nadie por no elegir esta forma de alimentar a su bebé.

Si os decidís por dar el pecho a vuestro hij@, el primer paso es la educación, es decir, que ya en el mismo hospital donde dais a luz, os enseñen como hacerlo. Lo digo porque desafortunadamente conmigo no lo hicieron argumentando que yo era enfermera y ya conocía la técnica. No es así, yo fui madre primeriza como todas y en esos momentos tan complicados hubiera agradecido que alguien me ayudara.

Tuve la suerte que Alicia tenía mucha hambre y ganas de enganchar el pecho de mamá, lo cual me resultó más fácil.

El tema de cuanto tarda en aparecer la leche no depende de si el parto es vaginal o cesárea como hemos escuchado muchas veces a nuestras abuelas. Es un proceso fisiológico que se inicia entre las 30 y las 72h tras el parto. En mi caso fue a las 48h.

Depende, eso sí, de si eres primeriza o no, ya que, a las que ya han pasado por esta experiencia anteriormente, la leche les sube un poco antes.

Una vez en casa cada niño reclama la teta a su ritmo, unos cada poco tiempo, otros tras 4 horas durmiendo… Y lo más práctico y lo que a mí me parece mejor para el recién nacido, es a demanda. Cuando quiera y dónde quiera, porque para ell@s el hambre es lo primero y les da absolutamente igual que tengas visita en casa, que hayas ido a hacer la compra o hayas decidido ir a dar un paseo.

Los primeros días Alicia se quedaba satisfecha con un pecho solamente, así que yo me sacaba la leche del otro y lo congelaba en tarritos estériles que compraba en la farmacia.(como esos que usamos para llevar la orina cuando el médico nos pide una analítica).

Empecé usando el sacaleches manual, porque el automático me parecía que me iba a sacar la vida por el pezón, me daba miedo solamente oírlo funcionar. El manual funciona según la presión que tu ejerzas, y yo apretaba lo justo para llenar el tarro de leche, suficiente.

En cuanto a descongelarla os diré que tiene que ser en nevera y dura, una vez descongelada, 24h.

Si, por otro lado, optáis por meterla directamente a la nevera, podéis tenerla de 3 a 5 días. Y en el congelador hasta 3 meses.

Para calentarla siempre al baño maría. No se os ocurra meterla en el microondas por favor os lo pido.

Cuando llegamos a casa tras el alta hospitalaria, Alicia ya reclamaba más leche y yo todavía estaba aumentado la cantidad poco a poco, así que aproveché los tarritos congelados para darle como suplemento y nos vinieron estupendamente.

La segunda parte de mi experiencia con la lactancia materna vino cuando ingresaron a la peque. Tras el shock inicial y el estrés vivido aquel día bien pensé que me desaparecería la leche, porque como sabéis es un proceso hormonal y cualquier trastorno nervioso o estresante influye directamente en la subida o bajada de la misma.

Sí es cierto que dejé de tener la misma cantidad de leche, pero en el mismo momento en que Alicia quedó ingresada en en la UCI de neonatos del Hospital de la Paz, el equipo de enfermería me ofreció un sacaleches eléctrico, ahí comenzó mi relación con dicho aparato.

No me daba ninguna confianza y yo me había llevado el manual, pero decidí darle una oportunidad, y tengo que reconocer que fue lo mejor que hice. Tiene diferentes grados de succión, entonces puedes empezar poco a poco para adaptarte a él, y luego ir subiéndolo paulatinamente. Al tercer día ya lo ponía en el modo más alto desde el principio y llenaba aquellos biberones en un abrir y cerrar de ojos.

Tengo que decir que el servicio de lactodietética del hospital es genial, te recogían los biberones de la leche y lo iban guardando para cuando la niña empezara a tolerar la leche.

Una vez controlado todo esto apareció el siguiente problema, LAS GRIETAS!! De verdad sigo sin entender porque no nos explican estas cosas cuando estamos embarazadas.

Las grietas en mis pezones aparecieron un día para decidir quedarse todo el invierno a mi vera, era auténtico dolor cada vez que Alicia cogía el pecho, yo no disfrutaba la lactancia, lo pasaba mal.

Me recomendaron la pomada lanolina Purelan, me ayudó muchísimo, además es muy fácil de usar y no tienes que limpiarla para dar el pecho.

El problema es que no le daba tiempo a curarme unas grietas cuando aparecían otras. Ahí fue la farmacéutica la que me enseñó la luz al final del túnel, ¿sabéis que existen unas pezoneras para dar el pecho que protegen tus pezones, grietas incluidas? Pues yo no lo sabía!! Hice un auténtico descubrimiento y las llevaba conmigo allá donde fuere. La niña cogía el pecho de la misma manera, las grietas se curaban y las dos disfrutábamos de la lactancia, un 3×1 que ni Carrefour.

Mi hermana sin embargo no pudo vivir esta experiencia tanto tiempo como yo, porque tuvo dos niños a cual más tragoncete. Nunca era suficiente para ellos y siempre tenía que darles biberón después de dejarle los pechos vacíos. Por eso, cada bebé es un mundo, cada situación diferente y a cada una nos toca vivir una experiencia distinta.

Luego llega el destete, no es difícil sobre todo si ya has comenzado con la alimentación complementaria.

Yo recuerdo que teníamos un auténtico lío para adaptarle las tomas con las papillas, al final la conclusión es la misma, cuando tengan hambre.

Mi decisión fue dejar la lactancia materna a los 5 meses que comencé a trabajar. Soy enfermera y trabajaba a turnos, un turno de noche en servicio especial con varias urgencias y sin poder vaciarte los pechos no se lo deseo a nadie. Se sufre, se pasa verdaderamente mal y además no puedes realizar tu trabajo como deberías o, al menos, es mi experiencia.

A pesar de las adversidades que se me presentaron, lo recomiendo sin duda alguna.

Nosotras os contamos lo que hemos pasado para que luego no hagáis como yo y digáis que no os lo advirtieron. Espero que os sirva de ayuda!!

MADRES PRIMERIZAS

Ayyyy que duros son esos 3 primeros meses en los que os vais conociendo tu y el retoño!!

No quiero decir que lo sean para todo el mundo, aquí habrá opiniones para todos los gustos, sí lo fueron para mí. También es verdad que a mi se me juntaron más factores, las cosas como son.

El mayor problema que yo veo son LAS DUDAS. Dudas de todo y por todo. Por qué llora? Por qué tarda tanto en tomar el pecho? Por qué las cacas son de ese color? Por qué se despierta cada 45 min?… y así una larga lista de por ques.

La solución no fue llamar a la abuela que todo lo sabe, a tu hermana que ya tiene dos chiquillos, a la vecina del quinto,no. La solución más rápida y eficaz fue internet señoras mías. Benditos foros!! A nosotros nos resolvieron muchas dudas. A cualquier hora del día, páginas como bebesymás.com, crecerfeliz.es o conmishijos.com, te explican detalladamente el cómo y el por qué que se os pasan por la cabeza en ese momento.

Parecerá una tontería, pero no lo es, os lo aseguro. La inseguridad es muy mala consejera.

Descubres que lo mismo que le está pasando a tu hija le ha pasado al hijo de otros en algún momento, y eso de compartir experiencias es muy didáctico y tranquilizador.

Por ejemplo, cuando decides dar el pecho, te recomiendan que sea a demanda, y ahí estábamos pichi y yo controlando las horas y los minutos de cada toma, y no lo podíamos evitar oye. Buscábamos entonces cuanto tardaban otros bebés en cada toma, entre una toma y otra, y ya teníamos con qué comparar.

El tema del sueño fue otra dura prueba, no porque durmiéramos tres horas diarias, porque he de deciros que al final el cuerpo se adapta a todo, y aunque ya habíamos empezado a trabajar, no nos encontrábamos cansados. Pues a buscar por internet el ritmo de sueño de un bebé de X meses. Y siempre encontrábamos algún caso similar que, al menos, te dejaba dormir tranquilo esa noche.

El problema era que esas tres horas que dormíamos no eran seguidas, y empezábamos a comparar con lo poco que conocíamos, es decir, nuestros sobrinos, ERROR!!! Con el tiempo y la experiencia (y después que te lo repitan a la raya de 50 veces al día) te das cuenta que no puedes guiarte por los hijos de los demás, que cada uno es un mundo y “funciona” de una manera distinta. Puede haber casos parecidos, pero seguro que no van a ser los de los hijos de tus amigas, tu hermana o tu prima.

Eso sí, todo el mundo te va a aconsejar diciéndote lo que ellos han hecho con sus hijos, que siempre es la mejor alternativa sin duda (modo ironía). Es muy típico eso de que te traten como novata que no tiene ni idea, y tú, donde ya tienes complejo y la hormona bailando el despacito, te apetece chocar cabezas contra las paredes.

Puestas a dar consejos, ahí están las abuelas. Y no son los consejos de cualquiera no, son los consejos de ordeno y mando de tu madre o tu suegra que no asimilan que desde hace 30 años que fueron ellas madres, el mundo ha evolucionado y se han descubierto más cosas y métodos acerca de la maternidad.

A punto estuve de morderle un ojo a mi madre en un momento dado que me quitó a la niña de los brazos, pero que rabia me dio dios mio. Nunca lo hagáis!! Lo de quitarle el bebé de los brazos a una madre, sea primeriza o no.

Entiendo perfectamente que ellas quieren ayudar por supuesto, y todo lo hacen con muy buena voluntad, faltaría más! Pero ahí va mi consejo de madre primeriza a todas las futuras madres y abuelas:

Os necesitamos cerca! Pero el bebé necesita los brazos de sus padres y sus padres necesitan tener y sentir al bebé en esos primeros meses en que todo es nuevo para toda la familia. Con lo cual, si queréis ayudar de verdad, una manera muy práctica es llenando la nevera de túpers, tender la ropa, pasar el polvo (aunque sea por encima) o incluso limpiar un poco el baño, por qué no. Porque al principio, a parte de tener poco tiempo para esas cosas, estamos más cansados, preocupados e inseguros. Y lo que NO necesitamos es que nos hagan sentir más inseguros, inútiles o incapaces.

Todos estamos preparados para ser padres, bueno vale, unos más que otros, pero todos al fin y al cabo. Los consejos son muy necesarios en esos momentos, os lo aseguro, pero hay que saber diferenciar que son tus nietos y no tus hijos. Que tus hijos son ahora los que tienen que aprender igual que lo hiciste tú en su momento, y que no hagan las cosas como tú las hiciste entonces o como tú quisieras que las hagan, no quiere decir que sean peores padres. Serán sin duda los mejores padres del mundo.

Mucho ánimo a esas futuras mamás y papás, y sobre todo futuras abuelas y abuelos!!!