CHARLA EN EL COLE

Un día como otro cualquiera llega mi hermana y me pregunta si puedo ir al cole de Martín (mi sobrino) a hablarles de mi profesión, están aprendiendo en qué consisten profesiones como policía, bomberos, médicos,enfermeros… y las profes habían preguntado a los papás si conocían a alguien que pudiera ir a contarles de primera mano en qué consistía alguna de ellas. Me puse hasta nerviosa pero no lo dudé, por supuesto que sí!

Lo primero que pensé fue en enseñarles RCP (reanimación cardiopulmonar) pero, tras comentarlo con una compañera que ya había ido al cole de su hija a hablarles del mismo tema, cambié de idea. Mi compi me contó que algunos de los compañeros de su hija habían tenido pesadillas esa noche, y me asusté, pobrecillos!!… no quisiera ser yo el motivo de sus malos sueños.

Mi intención era que les quedara súper claro cuándo debían llamar al 112 (que ya las profes les habían explicado estupendamente) y que dejaran de tener tanto miedo a la imagen de la enfermera. Así que allí me planté con batas, gorros, guantes y mascarillas para todos los niños.

Se vistieron de enfermeros todos los que quisieron hacerlo, aunque el tema de la mascarilla no le gustó demasiado, nos quedamos con las batas y los gorros, estaban monísimos!!

Les enseñé dos tamaños de jeringas, llevé las más grandes y les conté que, a parte de poner inyecciones, con ellas también lavamos los oídos o las narices cuando tienen muchos mocos. Cargué un poco de suero con una de ellas a modo de juego, ellos alucinaban y yo me moría de la risa.

Fue equipada con fonendoscopio y esfignomanómatro para tomarles la tensión, algunos también aprovecharon para escucharse el corazón.

La idea era que comprobaran por sí mismos que tomar la tensión no duele.

Es cierto que cuando van al centro de salud ya entran en consulta un poco a la defensiva y con cierto nerviosismo, sin embargo, conmigo estaban relajaditos y en su ambiente, todos me dijeron lo mismo al hinchar el manguito, no duele nada!!! Objetivo cumplido.

También llevé venda elástica y, al ritmo de una canción infantil que todos conocían, les enseñé como vendar el brazo. Fueron saliendo a la palestra por parejas y, cantando todos juntos, se vendaron unos a otros.

Repetimos varias veces aquello de llamar al 112 y que, en caso de que presenciaran algún accidente, no se podía mover a la víctima. Yo me fui con la impresión de que les había quedado claro.

Tengo que darles mil gracias a las tres profes que me echaron una mano con los casi 50 peques que soportaron mi actuación. A pesar que muchos no estaban por la labor de participar, finalmente se fueron animando y, menos 3 o 4 niños, todos salieron encantados, menos Martín, que estaba muerto de vergüenza.

Ha sido toda una experiencia que repetiría sin duda alguna. Nos lo pasamos bomba y yo me reí un montón. Me fui con muy buen sabor de boca, espero que ellos también.

MUDANZAS Y REFORMAS

Seguimos con más cambios señores, esto es un no parar!

Hace unos meses mi marido y yo compramos una casa con finca, nuestro sueño desde que empezamos nuestra vida juntos. La casa es bastante vieja, precisa mucha reforma interior, así que para poder hacerla pusimos nuestro piso en venta.

Vivimos en una zona donde, actualmente, el mercado inmobiliario no parece moverse mucho, o eso pensábamos, ya que creíamos que no venderíamos el piso en 2 años mínimo. Cual fue nuestra sorpresa, a los pocos meses de ponerlo en venta y con ayuda de una agencia inmobiliaria, lo vendimos a los primeros interesados.

Ahora hay que empezar con la reforma, pero dónde vamos a vivir?? Pues mi padre que vive en una casa solo nos ofreció asilo durante el tiempo que fuera necesario, le dijimos que sí rápidamente antes que cambiara de opinión.

Comenzamos la mudanza … cuanto hemos acumulado en 5 años!!

Las cajas y las bolsas se multiplicaban, cuando creíamos que ya lo teníamos casi todo recogido, seguíamos llenando macro-bolsas de cuadros de los chinos (donde cabría yo sentada perfectamente!!).

Mi padre ya nos ha preguntado varias veces que de dónde han salido tantas cosas dios mío, y yo solo puedo contestarle que NO LO SE!!!.

Pensarlo parece tedioso, pero cuando nos pusimos a empaquetar lo hicimos con ganas y mucha ilusión imaginándonos ya en la casa nueva. Cuando tienes tan cerca un sueño como este….nada se pone cuesta arriba!.

En 4 fines de semana lo logramos. Lo más divertido fue que yo metía cosas en las cajas y Alicia las sacaba o, mejor aún, metía lo que le parecía, como por ejemplo sus juguetes. No podíamos hacer otra cosa que reírnos, su intención era colaborar y dejamos que participara, por supuesto. Pero a la hora de trasladar las cosas al garaje de mi padre, tuvimos que dejarla con él, sino hubiera sido francamente difícil acabar con la tarea.

La duda era ¿cómo se adaptaría la peque a este gran cambio?…la respuesta la obtuvimos enseguida. La primera noche le costó más tiempo del habitual dormirse, pero al día siguiente llegamos de la compra y cuando nos bajamos del coche, ella sola fue andando en dirección a casa de su abuelo sin que nadie le dijera nada. Siempre tenemos tanto temor por ellos y al final son los que mejor se adaptan a los cambios, al menos ese ha sido el caso de Alicia.

Ya estamos con el siguiente paso, pidiendo presupuestos y haciendo números para la reforma de la casa de nuestros sueños, no tenemos prisa pero sí muchas ganas de ir viendo como toma forma, aunque todo el mundo nos diga que lo más duro está por venir. También nos lo decían de la mudanza, y ya lo hemos conseguido, trabajo en equipo que yo llamo, nuestro motor, la ILUSIÓN.

Ya os iremos contando como evoluciona todo, con sus cosas buenas y malas.

CELIAQUÍA

¿En qué consiste esta enfermedad? Es una intolerancia permanente al gluten, conjunto de proteínas que encontramos en el trigo, avena, cebada y centeno.

Nadie nace siendo celíaco, podemos tener una predisposición genética a desarrollarla pero no manifestarse en toda nuestra vida o, por otro lado, presentar síntomas desde la infancia, en la adolescencia o en la edad adulta.

De hecho a mi hermana se lo diagnosticaron a los 35 años, cierto es que lleva con problemas de estómago desde los 20 y con pruebas digestivas desde entonces sin llegar a una conclusión, hasta ahora.

Sus síntomas eran diarrea continúa, sensación de plenitud y anemia importante aunque, dependiendo de la edad a la que se manifieste, los síntomas pueden variar. En la infancia además pueden presentar distensión abdominal, retraso en el crecimiento, náuseas y vómitos, apatía e hiperactividad.

Mi prima es la mamá de Lucía y María y ambas ha desarrollado la enfermedad celíaca en la infancia. Lucía lo pasó peor porque tardaron más en dar con su diagnóstico, sin embargo, con María fue más rápido gracias a mamá que enseguida observó que las cacas de su niña eran diferentes, más amarillas. Esto también puede ocurrir, se llama esteatorrea y es por la mala absorción intestinal, me explico, el intestino no puede absorber las grasas y se eliminan con las heces.

También se dió cuenta por la fisiología de su hija, tenía las piernas muy delgadas y una distensión abdominal pronunciada, además María empezó a estancarse en el peso, no había duda.

El diagnóstico en la edad adulta parece raro, sorprende y te toca mucho las narices, dicho de paso. Pero me parece mucho más llevadero que en la infancia. Yo lo veo por mis sobrinas, si normalmente con un niño tienes que andar con 20 ojos, con esta enfermedad tienes que estar con mil!! Pueden coger un trozo de pan, galleta… donde menos te lo esperes. Cualquiera puede ofrecerles un caramelo o pasta que tú sabes que NO pueden comer pero que ellos no tienen por qué saberlo. Así que estás en situación de ataque permanentemente o, al menos, hasta que la peque sea consciente y pueda decirlo ella misma.

Claro está que la solución en su casa es comer todos sin gluten, es la mejor manera de protegerlas yo creo.

Mi hermana lo tiene complicado a la hora de prepararles la comida a sus hijos, pero nada que no puedan solucionar un par de guantes.

Es un verdadero fastidio a la hora de salir a comer fuera o cuando hacemos alguna comida familiar, ahí directamente optamos por ir a algún restaurante que sepamos, a ciencia cierta, que cocinan sin gluten y si, la comida es en casa, encargamos a Celiastur, una panadería-confitería donde hacen unas empanadas, pasteles, tartas… 100% sin gluten y además buenísimo.

Eso sí, cuando comemos fuera hay que asegurarse bien, especialmente si vas con las niñas, tienen que ser sitios de confianza donde te sepas que no vas a tener lo que llaman “trazas” en algún alimento, es decir, que ese alimento puede contener pequeñas cantidades de alguno de los cereales que tienen gluten o, por contaminación con otros alimentos, por ejemplo el  aceite donde han frito comida con gluten, han pasado con el pan por encima de la comida sin gluten y han caído restos….esto es muy importante conocerlo porque todavía hay gente que cree que es una exageración, y no es así, por un alimento contaminado las niñas pueden tener diarrea dos días entre otros síntomas.

Finalmente lo importante es normalizar la enfermedad, no hacerles sentir que son diferentes, especialmente con las peques, que bastante tendrán que lidiar en su vida. También es muy necesaria la concienciación del resto de la población, es verdad que cada vez hay más casos y se está normalizando mucho la enfermedad celiaca en la sociedad, pero falta mucho camino por andar, sobre todo en el tema niños. Hay gente que todavía cree que esto de ser celíaco es una «moda» y NO señores, para nada!! Esta enfermedad ha existido toda la vida pero, afortunadamente la medicina ha evolucionado y ha conseguido ponerle un nombre.

Para tod@ l@s que padecéis la enfermedad celíaca o tenéis cerca alguna persona que la padece, debéis saber que en cada comunidad autónoma existe una asociación para celíacos que os informa y os apoya en todo lo necesario, en Asturias se llama ACEPA.

Espero que os haya servido de ayuda!!!

 

POR ELLAS

Con motivo del día internacional del cáncer de mama quiero hablaros de ELLAS, mis amigas. En cada grupo de amigas habrá sus historias, yo os voy a contar las nuestras.

Mari hace 10 años tuvo cáncer de mama, su hijo pequeño tenía 3 años, estando ella ingresada el peque se puso malito y también lo tuvieron que ingresar, os podéis imaginar la situación. 10 años después le acaban de dar el alta, contentos es poco, aunque las secuelas son muchas. Su hijo Dani va a cumplir el mes que viene 14 años y está hecho todo un hombrecillo.

Cris tiene 36 años, cuando tenía 19 comenzó con ataques epilépticos y a los 23 le diagnosticaron de un tumor cerebral. La operaron y siguió estable hasta los 2 años después que empezaron de nuevo los ataques, a los 30 años la volvieron a intervenir de una recidiva del tumor.  Entretanto estudió Química y ahora está estudiando enfermería, compaginándolo con su papel de madre de un niño precioso (que será el futuro marido de mi hija).

Eva es prima de Cris, nos hemos criado juntas en el pueblo, a pesar de ser de generaciones diferentes congeniamos muy bien (es lo bueno de los pueblos, nos juntamos todos, desde los de veinti-pico hasta los pre-adolescentes). Hace 12 años le diagnosticaron ELA a su madre, ahora ella y su padre ejercen de grandes cuidadores, ya que, Loli está en silla de ruedas, tiene la movilidad muy limitada y necesita ayuda para respirar, alimentarse y el resto de actividades básicas de la vida diaria. Eva es hija única y torea como una super heroína las adversidades que se le presentan en el día a día, que no son pocas.

Raquel es mi cuñada y prima de Mari, ha vivido su enfermedad muy de cerca, porque son como hermanas. Ella también ha pasado lo suyo, porque, la verdad sea dicha, parece que la ha “mirado un tuerto” como decimos aquí. Ahora está peleándose con la ciática , esperemos que gane.

Lidia es nuestra emprendedora máxima, tiene un negocio en Internet donde se venden objetos hechos a mano, os invito a visitarlo en gretahandmade.com. Su entusiasmo y alegría se contagia, pero también ella tiene su lucha interna que hace que se sienta diminuta ante el mundo. Yo sé que ganará esa pelea igual que la gané yo en su día con mucho apoyo y cariño (y algún otro viaje pendiente que cura todos los males).

Maria y yo también tenemos nuestras historias varias que ya os vamos contando en cada post.

Hace un año decidimos reunirnos una vez al mes para lo que llamamos una comida terapeútica. Es la disculpa para vernos, reírnos y desconectar, arreglamos el mundo sin necesidad de políticos, economistas o abogados, nuestra asesora es una botella de vino y otra de sidra.

Vivimos en un pueblo y cuando nos reunimos, ya hemos escuchado esa frase de: “Pero qué bien vivís…y los niños?” (PUES CON SUS PADRES QUE TAMBIÉN EXISTEN) y ya no os cuento nada si nos ven beber vino (nos tratarán de locas, malasmadres y a saber qué más cosas).

Pero sabéis qué, NOS DA ABSOLUTAMENTE IGUAL!! Nadie conoce nuestra historia, solo nosotras sabemos lo importante de escucharnos y pasar este rato JUNTAS, porque la mejor terapia siempre son ELLAS.

 

TIAS Y MADRINAS: SEGUNDAS MADRES

Cinco años compartí piso con la que a día de hoy considero otra hermana, Mari, ella tiene 4 sobrinos y durante nuestra convivencia los vi crecer y aprender, haciéndolos un poco míos también.

Veía entre ellos además de una relación de tía/sobrin@, amistad, complicidad, siempre enseñándoles desde el respeto y colaborando en su educación.

Yo veía muy lejano mi momento de ser tía hasta que llegó… y en un año, como si se hubieran puesto de acuerdo, dieron a luz mi hermana, mi cuñada, mi prima y una prima de mi marido, tía x 4 en un abrir y cerrar de ojos, así sin esperarlo, que habrá gente que opine que sobrinos son los hijos de los hermanos, para mí son todos!!!

Me volví loca, quería comprarles de todo antes que nacieran, me tuvieron que echar el freno, así que me puse a hacer cuadros de punto de cruz para mis niños como si me fuera la vida en ello.

Martín fue el primero en llegar, se adelantó y encima venía de nalgas, Fernando Alonso a mi lado mero aficionado, me salté un radar(mal hecho) y casi me paso la salida del hospital, en mi defensa tengo que decir que en media hora de viaje pasé de llevar a mi hermana embarazada a llevar al increíble Hulk bajando el santoral al completo.

A pesar del mal rato, la sensación al oírle llorar cuando nació es indescriptible, allí estábamos mi madre y yo llorando a moco tendido esperando que nos dijeran que tanto mi hermana como Martín estaban perfectamente y ya podíamos achucharlos.

Después llegó Lucía, sin epidural, su madre “encantada”, una niña para poner lazos! Eso nos creíamos, pero ni lazos ni nada, se negó desde el principio y ya no hubo manera.

Noel se hizo de rogar y su mamá lo pasó bastante mal, pero lo compensó con creces, nuestro rubio número uno no deja indiferente a nadie, escucharle hablar con 4 años es para grabarle todo el día, se expresa cual paisano de pueblo, todo un personaje.

Miguel fue el último en llegar ese año, nuestro rubio número dos, sin embargo, es el más alto. Su mitad cordobesa no tardó en aparecer, verle tocar la guitarra y cantar es lo más divertido y entrañable que hayamos visto nunca.

Para estrenarme como tía no estuvo nada mal, pero ahí no terminó la cosa, a los dos años llegaron Sergio(hermano de Martín) que con su cara de pillo nos tiene locos, y María(hermana de Lucía), que enseguida demostró su carácter y que tampoco toleró muy bien lo de los lazos.

Me propuse cuidarles, mimarles y consentirles todo lo que pueda y más, pero también enseñarles, sobre todo el respeto hacia los demás, que a mí me parece súper importante, así es que a veces, yo misma les regaño si veo algún gesto o palabra fuera de tono.

El tema madrinas y padrinos aquí es Asturias, especialmente en nuestra zona, es muy tradicional, y como no, yo soy la madrina de Martín y Noel, lo típico aquí es que durante la Semana Santa los ahijados les hacen entrega a los padrinos de una palma o ramo de laurel y, a cambio, nosotros les damos una tarta o roscón, pegarata lo llamamos aquí.

Miguel va a tener otro hermanito para el año que viene y seguramente que nuestra gran familia siga aumentando. Nosotros encantados, ser tío es el mejor regalo que te pueden hacer tus herman@s o tus prim@s, cuando empezaron a llamarme tata yo moría de amor y ahora, que ya me dicen madrina me derrito a sus pies.

Sentarme a jugar en el suelo, intentar enseñarles nuevas palabras, hacer torres de piezas o empujar el tractor, tata está dispuesta a todo y ellos lo saben, todo junto a ellos es divertido.

Las tías cumplimos un papel muy importante en sus vidas, aunque a veces no podamos estar tan cerca de ellos como quisiéramos, eso lo aprendí con Mari, puedes estar a miles de kilómetros y ser una tía molona de la misma manera.

A disfrutar de nuestros sobris y a consentirlos mucho se ha dicho!!

REGALOS BEBÉ

Ya estáis en casa con el bebé, que momentazo!! Era con lo que llevabais soñando meses y por fin se hace realidad.

Tú ya estás preparada para las visitas tal cual te dijo tu madre, las pastas y la cafetera de cápsulas que es más rápido, un bizcocho casero y  decían antiguamente por estos lares que con las pastas había que ofrecer vino dulce (Sansón), así es que una botellina teníamos por aquello del qué dirán, y por si alguien se animaba.

Por las experiencias previas de mi hermana ya me imaginaba lo que vendría después, maravillosas cestas de regalos con un montón de productos de higiene para el/la recién llegad@, conjuntos de ropa monísimos para cuando su tamaño fuera mayor que el de tu brazo, más productos de higiene, pañales súper necesarios, productos de higiene por si te parecían pocos y un largo etc.

Conclusión, agradecidísimos con todos y cada uno de los regalos por supuesto, ahora bien, yo que ahora estoy del otro lado, es decir, nos encontramos en la tesitura de regalar a otros pequeñ@s que acaba de llegar a nuestro mundo, pienso que los pañales siguen siendo el regalo estrella porque es lo más necesario y lo que más se usa está claro.

Los productos de higiene de esas maravillosas cestas los seguimos usando, todavía no los hemos terminado y la niña tiene 20 meses, es genial! No te gastas un euro en gel, champú ni cremas corporales durante dos años mínimo, ahí es nada.

Pero algo que yo eché en falta y tuve incluso que pedir, fue más pijamas y bodis, que a Alicia también le regalaron, pero son prendas que por más que tengas siempre te parecen pocas. Se manchan con una facilidad y rapidez pasmosa, en una noche se fueron 4 bodis a lavar y dos pijamas en un abrir y cerrar de cuna, quiero decir, de ojos. Y eso sin despeinarse la chiquilla. Las que den el pecho o lo hayan dado seguro que me entienden, cacas tras cada toma sobresaliendo por el pañal, que piensas tú, con lo pequeña que es donde guarda todo eso dios mío.

Cuando ves todos esos conjuntitos, vestiditos en nuestro caso, te la intentas imaginar con ello puesto y enseguida piensas, uff todavía queda mucho….MENTIRA!! Llega muy rápido, y en esto sí que tenéis que hacer caso, pasa el tiempo que cuando ves fotos de hace dos meses te parece estar viendo otra niña completamente distinta. Ahora le pongo esos vestidos, muchos ya le quedan pequeños y entonces vuelves a ponerte nostálgica y a recordar cuando se quedaba dormida en tu pecho y vuelves a pensar NO CREZCAS MÁS PORFIS.

Yo siempre digo que la dejaría en esta edad para toda la vida, la controlas bien, siempre a tu lado, come estupendamente, duerme del tirón y cuando pasa el día en el pueblo cae en coma profundo en cuestión de segundos y no se mueve hasta 10 horas después. Es fantástico de verdad.

Pero también debo decir que cada etapa con ell@s es maravillosa, porque están continuamente aprendiendo y ese camino a su lado es sorprendente y fascinante. A ratos vuelves a tu niñez e intentas enseñarle como lo hicieron contigo, en otros momentos tienes que ponerte serio y, sin embargo, se te escapa la risa la mayoría de las veces. No lo puedes evitar, son una caja llena de gestitos y palabros raros en los que echas de menos un traductor, pero al final os acabáis entendiendo a la perfección.

Creo que en eso consiste la maternidad, en entenderos solamente con un gesto y sonreír inconscientemente cuando le miras, orgullosa de ser su mamá.

 

 

 

 

 

Nace un hijo enfermo

Suena fuerte y uno se imagina lo peor… Durante todo el embarazo siempre estás deseando que todo vaya bien, cuando te preguntan es lo primero que contestas: “Me da igual si es niño o niña, solamente que venga bien”, que típica esta frase. Por desgracia no fue así para mí.

Estuve vomitando desde el primer día de embarazo hasta el último, y yo estaba feliz!. Di a luz por cesárea, ya que, la peque venía de nalgas. Pero cuando salió al mundo, no lloró, estaba muy azulita, y yo ya empecé a pensar que algo no iba bien.

Cuando nos dieron el alta en el hospital me dijeron que la niña tenía un soplo en el corazón y debía verla el cardiólogo. Asique a la semana de nacer, allí que fuimos con Alicia a su primera revisión cardiológica, sin embargo, no vieron nada importante.

Cuatro días después mi pequeña entró en shock en casa, dejó de respirar con normalidad y fijó su mirada al infinito, empezaba así nuestra pesadilla.

Corrimos al centro de salud, ya que, nuestro hospital de referencia no tiene servicio de neonatología, y yo sabía que sin soporte ventilatorio la niña no llegaría al hospital de Oviedo. Su pediatra, que para nosotros es su angel de la guarda, actuó rápido y llegamos al Hospital Central de Asturias en UVI móvil.

Una carrera de fondo comenzó para saber que le estaba ocurriendo a Alicia hasta que dieron con ello, una cardiopatía congénita, Trasposición de grandes vasos, hay que operar rápidamente y tenemos que ir a Madrid.

Ahí aparecieron ellas APACI (Asociación de padres y amigos de cardiopatías congénitas), fue la cardióloga que atendió a Alicia la que nos puso en contacto con esta asociación en aquel mismo momento y, aparte de solucionarnos el tema de estancia en Madrid mientras la niña estaba hospitalizada, nos dieron un gran apoyo y aún a día de hoy nos siguen ayudando en todo lo necesario.

En el Hospital de la Paz conocimos a grandes profesionales que arreglaron el corazón de mi pequeña guerrera, un equipo excepcional que cuidó, tanto de ella como de nosotros, durante 16 días.

Ahora, un año y medio después, Alicia corre y juega con sus primos como si nada hubiera pasado.

Este blog nace como manera de agradecimiento a esta asociación que trabaja duro y sin descanso para que todos los pequeños con este tipo de problema y sus familias, tengan un apoyo permanente, una guía, una mano a la que agarrarse cuando piensas que tu mundo se desmorona.GRACIAS APACI, una vez más, porque siento que me falta vida para seguir agradeciéndoos.

Es nuestra manera de hacerlos más visibles, porque se puede colaborar de muchas maneras y nosotras os iremos diciendo como.

Hemos tenido que llevarnos el susto de nuestras vidas para darnos cuenta de lo que de verdad importa. Miramos el presente y el futuro con humor, energía y disfrutando de las pequeñas cosas que, al final, son las que realmente hacen especial nuestro día a día. Queremos compartirlo con vosotros, reírnos de la vida y que el mundo ruede.

OS ANIMÁIS?!!