RIESGO EN EL EMBARAZO

Cada vez que cuento mi experiencia laboral cuando estaba embarazada mis compañeras abren la boca alucinadas. Así estaba yo cuando me dieron la baja por riesgo en el embarazo (foto).

Yo trabajaba en el Hospital Marqués de Valdecilla, en el área de Reanimación, cuando me quedé en estado de buena esperanza, como se solía decir. Según nuestro convenio, en una determinada semana del embarazo tenemos la opción de tramitar lo que se llama “riesgo en el embarazo”, alegando situaciones incompatibles con la gestación, como coger pesos, radiación (radiografías portátiles a pacientes ingresados en el servicio) o trabajar en turno de noche. En el caso del Servicio Cántabro de Salud, este riesgo me lo concedieron en la semana 20!! y no por ser yo, sino a todas las mujeres en la misma situación que lo solicitaban.

En el Servicio de Salud del Principado de Asturias, en el Hospital de Cabueñes (En Gijón) para ser más exactos, a pesar que el trabajo que desempeñas es exactamente el mismo, tu categoría obviamente también, el riesgo en el embarazo lo conceden en caso de solicitarlo, en la semana 28. Realmente tampoco te lo dan así sin más, en esa semana te ofrecen un puesto compatible, es decir, te quitan el turno de noche y creen que lo solucionan todo, de esta manera no te vas a tu casa hasta la semana 37.

Los riesgos siguen siendo los mismos, es decir, tú sigues cargando con el peso de los pacientes, el contacto con virus y bacterias es el mismo, lógicamente tomas todas las medidas de precaución necesarias (que también las tomamos sin estar embarazadas).

Os lo explico mejor con un ejemplo. Eva es una compañera que está embarazada de 11 semanas. Ella es eventual, su contrato se termina en un mes. En el momento que supo que estaba embarazada fue a notificarlo a salud laboral y les trasladó sus dudas. Cuando la vuelvan a llamar para trabajar en el hospital no le van a especificar el destino, no le dirán la planta donde tiene que ir, su mayor miedo es que le toque la planta de infecciosos, donde hay pacientes aislados por enfermedades como tuberculosis, por ejemplo. ¿Qué debe hacer, rechazar el próximo contrato que le ofrezcan o aceptarlo a pesar que sea esta la planta donde tenga que ir? Mi consejo personal es que lo acepte, por supuesto, todos necesitamos el dinero. Pero si cuando tenga que empezar le dicen que tiene que ir a esa planta en concreto, debería solicitar un cambio de ubicación.

Sin embargo, en salud laboral le han dicho que ella puede entrar perfectamente a asear a un paciente tuberculoso usando la mascarilla.¿Qué opináis vosotr@s? ¿Entraríais en la habitación de ese paciente?

He de decir, como información complementaria, que si una mujer embarazada es diagnosticada de tuberculosis, con un tratamiento precoz no habría mayor problema, ya que, los antibióticos utilizados para esta enfermedad, a pesar de atravesar la barrera placentaria, no harían daño al bebé.

No es así el caso de otro tipo de bacterias detectadas en algunos pacientes durante su ingreso en el hospital y por lo que tiene que ser aislados completamente. Os hablaría del Acinetobacter Baumannii, si mi compañera llegara a tener esta bacteria en su organismo peligraría no solo la vida de su bebé sino la suya propia también.

Podría deciros el nombre de algunos bichitos más con los que tenemos estrecho contacto en nuestro día a día, además de la posibilidad de pincharte con agujas infectadas de algunos pacientes con enfermedades graves.

Todo un combo de riesgos para nuestro embarazo que en salud laboral se pasan por el arco del triunfo.

Este es nuestro caso, pero en otras profesiones también sufren lo suyo.

LEYENDAS MATERNALES

 

Hemos escuchado toda la vida, incluso mucho antes de estar embarazadas, mitos acerca de esta etapa de la mujer y también sobre la maternidad en general. Hoy os quiero hablar de cuanta verdad o no hay en muchas de ellas.

En el momento que dices estar embarazada comienzan las recomendaciones de cremas anti estrías y todo tipo de consejos, que no dejan de ser los de siempre, que te hidrates muy bien, que comas sano y hagas ejercicio…Todo esto me parece estupendo y maravilloso y es muy recomendable siempre(estés embarazada o no), pero la realidad es que el hecho de que salgan las estrías depende sobre todo del tipo de piel y de tu genética, tan sencillo como eso.

Como ejemplo os cuento que a pesar de haber engordado 20 kg en mi embarazo, no me salió ni una sola estría por ningún sitio, y no usé ninguna crema, simplemente seguí haciendo lo que hacía habitualmente. A mi hermana tampoco le salieron y es que, a mi madre en sus dos embarazos tampoco. Sin embargo, tengo primas que tras sus dos partos en su piel no cabía una estría más y sí usaron cremas y demás.

Luego viene eso de que si das el pecho tus tetas se quedan mirando al suelo para el resto de tu vida(como uvas pasas me han llegado a decir a mi). Mentira cochina!! Yo di el pecho durante 5 meses y mis tetas sigue tersas y apuntando al frente.

Eso sí nadie te cuenta la realidad de todos los cambios que sufre el cuerpo de una mujer durante esos casi 10 meses(que lo de 9 meses no cuela, empiezas a contar semanas y te plantas en 9 meses y medio).

No es solo el aumento de peso, las nauseas y los vómitos(que a mí me tocaron), también son las molestias a la hora de dormir, hasta que te acostumbras a ese barrigón, aunque las últimas semanas quieres matar a alguien si tu hijo no sale ya!!. También es el estreñimiento con sus colegas las hemorroides que aún no se han ido a pesar que tu hija vaya a hacer ya la comunión.

Lo del desajuste hormonal es la bomba! Ya os he contado como me afectó a mi, que lo mismo me levantaba enfadada que llorando sin saber por qué. Todo un espectáculo.

Por fin llega el bebé!! Y el año pasado te decían que había que bañarlos todos los días y este año que cuanto menos mejor. Al final tú haces lo que te da la gana y se te da tiempo lo bañas y si no, pues a dormir tan pichi.

Nos dicen que es bueno mantener una rutina diaria especialmente a la hora de dormirse para que vaya cogiendo hábitos, pero la realidad es que no solo depende de vosotros, que por mucho que tú te empeñes en dormirle a las 21h, si la criatura no tiene sueño, ya puedes cantar,leer, bailar una danza africana del sueño, que será cuando el lo decida sin más.

También escuchamos mucho eso de que no debemos acostumbrarlos a tenerlos todo el rato en brazos, otra mentira cochina y gorda!! Los bebés necesitan nuestro contacto y nosotros el de ellos, Alicia se dormía en brazos siempre y con 7 meses la tuvimos que pasar a la cama de su habitación porque era la única manera que la chiquilla durmiera toda la noche a gusto.

Lo de leerles un cuento para dormirse está genial, en el caso de mi hija no funcionó, a ella solo le vale la música y las lucecitas de su hipopótamo de juguete. Lo de leer lo deja para la hora del orinal(mientras caga vaya, como hacía todo hijo de vecino, y digo hacía porque ahora en lugar de leer la gran mayoría usa el móvil).

Podría contaros muchas más leyendas de la maternidad, pero estaríamos aquí varios días enteros.

A pesar de todo sigo y seguiré diciendo que merece la pena y repetiré seguro.

BRAGAS FULL TAPE

Me veo en la necesidad de tratar este tema que parece “tabú” entre el género femenino cuando, en realidad, a mi me parece una auténtica liberación!!

Se trata de las “bragas sobaqueras”, sí, esas bragas de talle alto que todas y cada una de nosotras tenemos en el cajón de la ropa interior, aunque muchas intenten esconderlo.

Muchas las tenemos desde siempre para esos días del mes que nos encontramos hinchadas y nos parece que tapándonos hasta el ombligo, estamos más protegidas, no me digáis, son sensaciones que una tiene cuando el deshormone hace acto de presencia.

Pero sin duda, es cuando estamos embarazadas cuando el cuerpo te pide taparte hasta los sobacos, y ésto Primark lo sabe.

Me explico, cuando mi barriga empezó a aumentar al igual que mis kilos, me di cuenta que también había aumentado la talla de mis bragas, como es normal y lógico, y necesitaba renovar mi vestuario. A Primark que me fui toda decidida, y cual fue mi sorpresa al encontrarme con, al menos, una decena de tipos de bragas diferentes:brasileñas, tipo boxer, culotte… En serio?? qué necesidad hay de volverme loca la cabeza y pasarme una hora de reloj señores buscando el tipo de bragas que me vendría bien? Que luego siempre hay algún hombre por la zona que se te queda mirando cual niño asustado, pensando que sino sabemos que bragas comprar cómo vamos a saber que nos apetece cenar, y en este punto tendría que darles la razón.

Ahora que también os digo las que más me alucinaron fueron las bragas “full tape”. Mi traducción es que son bragas que lo tapan todo, sobaqueras de toda la vida de dios vaya, me tapaban casi toda la barriga en el 6º mes de embarazo, flipando estoy todavía!!

Y sí, todavía las uso en algunas ocasiones, porque llega un momento en la vida que te da absolutamente igual que tus bragas sean la antítesis de lo erótico, que sobresalgan por encima del pijama o que tu sobrino piense que llevas pantalón corto.

Lo importante es lo COMODÍSIMA que estás, calentita y recogidita…que gustito.

Atrás quedaron los tangas, los culottes y las puntillas, que rascan tanto madre del amor, eso pica mucho y lo sabéis. Bienvenido algodón, tirachinas fuera!!

Me sorprende que a día de hoy algunas mujeres se avergüencen a la hora de hablar de este tema, cuando es algo tan cotidiano y liberador, si esas bragas “full tape” se siguen vendiendo, es porque hay muchas mujeres como yo que las compran, tenéis que aceptarlo.

Eso sí, cuando la ocasión lo requiere amigas mias, una tira de lencería fina como está mandao, que uno no está reñido con lo otro, faltaría más.

 

 

ATAQUE HORMONAL

No sé vosotras , pero yo en esos días del mes estoy de un inaguantable máximo , Repu me podían llamar , lo reconozco por supuesto. Es más , tres días antes que la marea roja haga su aparición , ya voy avisando a navegantes (a pichi/marido) para que no le pille desprevenido.

El objetivo es llenar la despensa de todo aquel alimento que lleve CHOCOLATE ,y no me vale la tableta sencilla de siempre , yo soy fan del que lleva frutos secos con caramelo , galleta… se me hace la boca agua sólo de pensarlo. El por qué está claro , hay que subir la serotonina como sea y , como nunca he visto un caso de sobredosis de serotonina , yo cargo a tope durante cuatro días para tener reservas todo el mes.

Pues fue eso multiplicado por 9!!!!! Y encima empecé vomitando desde el primer día que , hasta que descubrí los efectos del maravilloso Carribban (pastillas para los vómitos durante el embarazo) , pasé más hambre que el perro del afilador (que se comía las chispas por comerse algo caliente). Recuerdo estar 24 horas sin poder comer nada y vomitando hasta el agua que bebía. Ese mismo día había preparado «fabes pintes» para comer , fui a trabajar como buenamente pude y cuando llegué a casa tenía una sensación de hambre que no te la deseo ni a mi peor enemigo , y pensar que hay gente en el mundo que experimenta esa sensación a diario , me mueeeero de la pena.

Pichi quería darme un yogurt para que comiera algo , pero yo solo quería comer aquelles fabes , y con su chorizo por supuesto!!!!!! Como me prestaron dios mío!!!!! Las vomité nada más terminar , pero las disfruté tantísimo que no se me olvidarán en la vida.

No recuerdo tener antojos de ningún tipo , pero si unos cambios de humor que valiente torero tengo en casa amigos , porque no fue tarea fácil. Me levantaba un día enfadada ya antes de posar los pies en el suelo , y lo gordo es que no sabía el por qué y , al mismo tiempo , triste , agobiada y tampoco sabía el por qué. Pues ahí quería yo explicarle a Pichi todo esto , al mismo tiempo que lloraba desconsolada y gritaba enfadada. A día de hoy no sé si entendió como me sentía en aquel momento , porque verdaderamente ni yo lo sabía con exactitud , pero con una calma admirable , me tranquilizó y consiguió que todo ese cóctel de sensaciones se me pasara.

El tema del hambre continuó durante todo el embarazo. Yo que regañé a mi hermana todo y más por engordar 17 kg en su primer embarazo . Yo , que alardeaba en mi sexto mes de embarazo de haber engordado solamente 7kg. Pues , por lista y espabilada , me rebotó en la frente , porque hice un sprint final , que ni Usaín Bolt queridas mías , 20 kg enteros y verdaderos se aposentaron en mi cuerpo serrano , muy bien distribuidos eso sí. Mi cara era como una auténtica hogaza de pan de Castilla (sin desmerecer dicho pan) , la barriga súper bonita como cualquier embarazá , pero mis brazos parecían los de un vasco que se dedica a cortar troncos en sus ratos libres. La distribución en las partes bajas de mi cuerpo también fue bastante uniforme, se me puso un culo cual ternera asturiana de los valles, las piernas iban en la misma línea para aguantar el peso que se les había puesto encima. Los tobillos desaparecieron en algún momento que no recuerdo y no volvieron a hacer acto de presencia hasta varios días después del nacimiento de Alicia. 

La culpa no es más que de las malditas hormonas que todo lo quieren controlar y, al final, todo lo descontrolan. Tengo que decir que una cosa muy guay e irrepetible, fue estar embarazada al mismo tiempo que mi hermana. Siiiiiiiiiiiiii, nuestros peques se llevan dos meses y medio y ahora crecen juntos y de la mano van a todas partes.

Y a pesar de los vómitos, de la sensación de hambre insaciable, de los kilos de más y del cruel ataque de mi sistema hormonal, puedo decir y digo que fue la mejor experiencia de mi vida, me sentí inmensamente plena y feliz y, sin duda, repetiré.