EDUCACIÓN A SEGUIR

En numerosas ocasiones hemos escuchado o leído que los países nórdicos tienen los mejores resultados académicos y un sistema educativo ejemplar.

Esto tenía que investigarlo y saber por qué nosotros no seguimos el mismo sistema.

Leí que un grupo de profesores españoles se tomaron la molestia de viajar a Finlandia a conocer el funcionamiento de varios colegios del país. Me pareció súper interesante y creo que el Ministerio de Educación español debería tener en cuenta las conclusiones que se sacaron en este viaje.

En Finlandia las aulas no solamente tienen pupitres, también tienen puff o sofás para que los alumnos elijan donde sentarse dependiendo del momento o la tarea que estén realizando.

Las clases están basadas en proyectos prácticos en grupo o exposiciones de los propios alumnos, es el phenomenon learning, ellos mismos planifican, desarrollan y evalúan su proceso de aprendizaje. El profesor es un apoyo, intenta comprender la situación de cada niño y le invita a descansar cuando está agobiado o a trabajar en algo que le guste cuando está motivado, de esta manera cada alumno desarrolla más sus propios cualidades. Este modelo está basado en el aprendizaje individual de cada niño.

Los espacios son abiertos, siguen el concepto open-plan, apenas hay paredes, aprovechan los pasillos para poner bibliotecas que todos pueden usar en cualquier momento. Este concepto también hace referencia a la apertura psicológica, el objetivo es aumentar la participación de los alumnos.

De esta manera los alumnos hacen del colegio su segunda casa, sintiéndose cómodos y terminando con el absentismo escolar. Van contentos al colegio, si algo se rompe o se avería, participan en su reparación o en buscar soluciones para arreglarlo.

Apenas usan libros de texto, como decimos aquí, y los que utilizan son escritos por el profesorado del colegio o instituto donde imparten sus clases.

Cada colegio deja en manos de sus profesores el funcionamiento a seguir. Por este motivo ser profesor en Finlandia conlleva superar una selección muy exigente, solo los mejores currículos lo consiguen tras haber pasado una evaluación completa, incluyendo la valoración psicológica.

Este sistema educativo se asemeja en gran medida al modelo Montessori, del que ya os he hablado en otro post, y lo pusieron en marcha allá por los años 80 cuando la población se hartó de la educación que existía en los colegios finlandeses y decidió cambiar las cosas. Por aquel entonces esa educación podríamos decir que era la misma que tiene nuestro país en la actualidad y que, por algún motivo, nos parece adecuado o no tenemos mucho interés en modificarlo. También hay que señalar que su sistema político está centrado en la igualdad de la sociedad y aboga por las ayudas sociales y el impulso del empleo (muy parecido al nuestro vaya).

De todo esto saco varias conclusiones pero la más importante es, si los políticos fineses se dieron cuenta en un momento dado que su sistema educativo no funcionaba y tomaron medidas para cambiarlo, por qué en nuestro país eso no ocurre? Es que los hijos de nuestros políticos van a colegios privados donde se sigue otro modelo educativo? Es que a los políticos de nuestro país les parece estupendo y maravilloso nuestro sistema educativo o es que solo decidimos compararnos al resto de países europeos cuando a ellos les conviene?

Muchas preguntas sin respuesta que me gustaría, algún día, la tuvieran.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *