FECHAS DE REENCUENTROS

 

Otra cosa genial de estas fechas son los reencuentros con gente que hace años que no ves, las comidas con amigos y familia.

Ocho años han pasado desde que nos hicimos esta foto, por aquel entonces yo no conocía ni al que actualmente es mi marido. Habíamos terminado de estudiar y ya habíamos comenzado nuestra vida laboral, con ganas e ilusión, yo, en Cantabria, Lidia en Oviedo y Enedina en Londres.

Pasaron los años, cada una hizo su vida, mantuvimos el contacto, las redes sociales lo facilitan mucho. Lidia y yo es cierto que hablamos más, vivimos más cerca, pero Enedina decidió irse todavía más lejos (a esta chiquilla el mundo se le queda pequeño) y aterrizó en Colombia, nada más y nada menos!!

Ellas son primas y Lidia no desperdició la oportunidad de irse de vacaciones a ver a Enedina y de paso, adentrarse en la maravillosa cultura del país latinoamericano.

Yo me instalé de nuevo en Laviana, pueblo natal, comencé a trabajar en el hospital de Gijón, me casé y nació Alicia, el resto ya lo conocéis.

Lidia continuó en Oviedo, con su trabajo y preparando nuevos proyectos.

Cuando decidí hacer las comidas terapéuticas, de las que ya os he hablado en otro post, Lidia se apuntó de las primeras, qué mejor disculpa para verse y ponerse al día que una comida mensual.

Llegó el mes de diciembre y quise organizar una de estas comidas, no contaba yo con los eventos varios que todo el mundo tenía, así es que, solo quedábamos Lidia y yo. Decidimos cambiar la localización y nos fuimos a Oviedo. Cual fue mi sorpresa cuando Li me dijo que Enedina ya había vuelto de Colombia, definitivamente!! y se apuntaba a comer con nosotras.

Pues a ponerse al día se ha dicho!!

Lo primero era hacer un megaresúmen de esos 7-8 años que hacía que no nos veíamos. Pensé yo que sería más difícil, pero se nos da bien eso de sintetizar.

Alucinadas unas con otras con lo que hemos vivido durante este tiempo.

Recordamos muchas historias y momentos, buenos y malos, lugares y fiestes de prau como esta, que era lo que más nos gustaba (y nos sigue gustando). Pusimos a caldo perejil a más de uno y una, eso nunca puede faltar en una reunión de amigas. Como una copa de vino en la mano arreglamos el mundo.

Nuestro próximo objetivo, dar rienda suelta a nuestra creatividad disfrutando al máximo del día a día!!

Nuevas ideas, proyectos y risas aseguradas. Con ganas que estas dos chiquiliquatres me cuenten novedades para contaros a vosotr@s, porque seguro os van a interesar.

Aprovecho para desearos unas FELICES FIESTAS!!! que disfrutéis tanto de los vuestros como yo lo hago. Rodearos de buenos amigos y arreglad el mundo, aunque eso conlleve beberse una botella de buen vino, o dos, y que el mundo ruede!!.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *