GENERACIÓN Z

 

En nuestro afán por mantenernos al día en el tema redes sociales, descubrimos

aspectos de las generaciones venideras que, no solamente nos sorprende cada día, sino que nos aterra enormemente.

Vamos a pasar por alto el tema del baile, que cada vez que entramos en tik tok vemos que sale una coreografía nueva a cada cual más sin sentido. ¿Dónde quedaron el pasodoble, la cumbia, la bachata y la salsa? Antes, sabiendo bailar al menos uno de ellos, podías triunfar en cualquier verbena de pueblo. Y cuando hablo de antes, es de hace menos de 10 años, que no somos tan viejas.

El problema viene cuando vemos vídeos de veinteañeros descubriendo que con un tenedor no puedes cortar las cosas o que con un panecillo también te puedes hacer una tostada y ¡además le puedes añadir lo que tú quieras! Cosas que nos dejan con la boca abierta cuanto si menos.

¿En qué momento hemos llegado a este punto? ¿Qué les dieron de desayunar a estos chavales a lo largo de su vida? ¿Qué es lo que comen habitualmente?

Son muchas las incógnitas que nos surgen al ver a chic@s jóvenes demostrando su alto grado de ignorancia y publicándolo en redes sociales sin avergonzarse lo más mínimo. Pena, dolor y lástima… no podemos comentar mucho más.

Como si no tuviéramos suficiente, tenemos que leer en los periódicos titulares de este estilo: “Sundrying: secar la ropa al sol se vuelve tendencia”.

No sé que da más miedo, que haya gente que a estas alturas de la vida haya descubierto las ventajas de secar la ropa al aire libre, o que este hecho sea noticia.

Por más vueltas que le damos, no nos terminamos de creer que haya alguien en este país (pasados los 20 años) que no haya visto, en alguna ocasión, ropa colgada de algún tendal.

Llegados a este punto, nos estamos planteando muy seriamente pedir al Ministerio de Educación de este nuestro país, que instauren como asignatura obligatoria en todos los institutos o colegios “Aspectos básicos de la vida diaria”. Nosotras incluiríamos visitas guiadas a algún pueblo cercano en las que los alumnos puedan relacionarse con sus gentes e incluso poner en práctica alguna de sus costumbres.

Hablamos de la vida en los pueblos porque nos damos cuenta que, verdaderamente, es el lugar idóneo para aprender los aspectos más básicos y necesarios para el día a día. Lo que creemos que no puede ocurrir actualmente es que haya niños en algunos colegios que no sepan de dónde viene la leche, los huevos, las patatas o que crean que la única manera de lavar la ropa es meterla en una máquina. Porque los niños que ignoran todas estas cosas (que os pueden parecer tonterías pero no lo son) van creciendo y son los que hoy no saben cual es la capital de España ni cómo se hace una tostada.

En el pueblo nosotras aprendimos cosas importantes acerca de la alimentación, los animales, el trueque, la solidaridad, el cuidado de la casa y familia, el significado de trabajo duro y el respeto hacia todo y todos los que te rodean.

Todos estos conceptos se están perdiendo a una velocidad de vértigo y no vemos que se haga nada por evitarlo.

Estamos preocupados por la pandemia actual y muchos hablan, entre risas, que lo siguiente es la llegada de los zombis. Ciertamente creemos que llegarán, pero no serán los que estamos acostumbrados a ver en el cine, sino esta generación de jóvenes que parecen vivir en los mundos de Yupi, la que nosotras llamamos Generación Z. ¿Estaremos preparad@s?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *