MADRES PRIMERIZAS

Ayyyy que duros son esos 3 primeros meses en los que os vais conociendo tu y el retoño!!

No quiero decir que lo sean para todo el mundo, aquí habrá opiniones para todos los gustos, sí lo fueron para mí. También es verdad que a mi se me juntaron más factores, las cosas como son.

El mayor problema que yo veo son LAS DUDAS. Dudas de todo y por todo. Por qué llora? Por qué tarda tanto en tomar el pecho? Por qué las cacas son de ese color? Por qué se despierta cada 45 min?… y así una larga lista de por ques.

La solución no fue llamar a la abuela que todo lo sabe, a tu hermana que ya tiene dos chiquillos, a la vecina del quinto,no. La solución más rápida y eficaz fue internet señoras mías. Benditos foros!! A nosotros nos resolvieron muchas dudas. A cualquier hora del día, páginas como bebesymás.com, crecerfeliz.es o conmishijos.com, te explican detalladamente el cómo y el por qué que se os pasan por la cabeza en ese momento.

Parecerá una tontería, pero no lo es, os lo aseguro. La inseguridad es muy mala consejera.

Descubres que lo mismo que le está pasando a tu hija le ha pasado al hijo de otros en algún momento, y eso de compartir experiencias es muy didáctico y tranquilizador.

Por ejemplo, cuando decides dar el pecho, te recomiendan que sea a demanda, y ahí estábamos pichi y yo controlando las horas y los minutos de cada toma, y no lo podíamos evitar oye. Buscábamos entonces cuanto tardaban otros bebés en cada toma, entre una toma y otra, y ya teníamos con qué comparar.

El tema del sueño fue otra dura prueba, no porque durmiéramos tres horas diarias, porque he de deciros que al final el cuerpo se adapta a todo, y aunque ya habíamos empezado a trabajar, no nos encontrábamos cansados. Pues a buscar por internet el ritmo de sueño de un bebé de X meses. Y siempre encontrábamos algún caso similar que, al menos, te dejaba dormir tranquilo esa noche.

El problema era que esas tres horas que dormíamos no eran seguidas, y empezábamos a comparar con lo poco que conocíamos, es decir, nuestros sobrinos, ERROR!!! Con el tiempo y la experiencia (y después que te lo repitan a la raya de 50 veces al día) te das cuenta que no puedes guiarte por los hijos de los demás, que cada uno es un mundo y “funciona” de una manera distinta. Puede haber casos parecidos, pero seguro que no van a ser los de los hijos de tus amigas, tu hermana o tu prima.

Eso sí, todo el mundo te va a aconsejar diciéndote lo que ellos han hecho con sus hijos, que siempre es la mejor alternativa sin duda (modo ironía). Es muy típico eso de que te traten como novata que no tiene ni idea, y tú, donde ya tienes complejo y la hormona bailando el despacito, te apetece chocar cabezas contra las paredes.

Puestas a dar consejos, ahí están las abuelas. Y no son los consejos de cualquiera no, son los consejos de ordeno y mando de tu madre o tu suegra que no asimilan que desde hace 30 años que fueron ellas madres, el mundo ha evolucionado y se han descubierto más cosas y métodos acerca de la maternidad.

A punto estuve de morderle un ojo a mi madre en un momento dado que me quitó a la niña de los brazos, pero que rabia me dio dios mio. Nunca lo hagáis!! Lo de quitarle el bebé de los brazos a una madre, sea primeriza o no.

Entiendo perfectamente que ellas quieren ayudar por supuesto, y todo lo hacen con muy buena voluntad, faltaría más! Pero ahí va mi consejo de madre primeriza a todas las futuras madres y abuelas:

Os necesitamos cerca! Pero el bebé necesita los brazos de sus padres y sus padres necesitan tener y sentir al bebé en esos primeros meses en que todo es nuevo para toda la familia. Con lo cual, si queréis ayudar de verdad, una manera muy práctica es llenando la nevera de túpers, tender la ropa, pasar el polvo (aunque sea por encima) o incluso limpiar un poco el baño, por qué no. Porque al principio, a parte de tener poco tiempo para esas cosas, estamos más cansados, preocupados e inseguros. Y lo que NO necesitamos es que nos hagan sentir más inseguros, inútiles o incapaces.

Todos estamos preparados para ser padres, bueno vale, unos más que otros, pero todos al fin y al cabo. Los consejos son muy necesarios en esos momentos, os lo aseguro, pero hay que saber diferenciar que son tus nietos y no tus hijos. Que tus hijos son ahora los que tienen que aprender igual que lo hiciste tú en su momento, y que no hagan las cosas como tú las hiciste entonces o como tú quisieras que las hagan, no quiere decir que sean peores padres. Serán sin duda los mejores padres del mundo.

Mucho ánimo a esas futuras mamás y papás, y sobre todo futuras abuelas y abuelos!!! 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *