MONTESSORI SI O NO

 

El debate está servido. Actualmente existen varias escuelas y guarderías en Oviedo y Gijón que ofrecen este modelo educativo, aunque fue en Santander donde escuché por primera vez la existencia de colegios que siguen este método, me sorprendió esta manera tan novedosa de enseñar pero no le di importancia hasta que fui madre.

Empecé a investigar y a leer sobre ello porque hay una cosa que me llamó muchísimo la atención desde el primer momento, y fue el uso de la naturaleza como un entorno natural, es decir, usar la propia naturaleza como herramienta en el aprendizaje.

Para mí es súper importante el contacto del niño con su entorno natural para un buen desarrollo a todos los niveles. Desde el primer momento hemos hablado de la crianza en los pueblos y sus ventajas, el modelo montessori no hace más que darnos la razón.

Os voy a poner el ejemplo de Alicia que acaba de cumplir 2 años: por recomendación médica no ha empezado aún a la guardería, mientras su padre y yo estamos en el trabajo, ella se queda con las abuelas, un día en cada pueblo. Su día se basa en recorrer el pueblo con su sillita o su moto, visitando a los vecinos, jugando con lo que encuentra o con sus tíos, que no dejan que se aburra en ningún momento, y aprendiendo. Alicia ya sabe distinguir perfectamente los colores y animales de todo tipo (incluidos elefantes, tigres y gorilas), ahora empieza a contar hasta diez (el cinco y el siete se le resisten un poco). Ya no usa pañal y las gallinas, vacas, perros y gatos son sus grandes amigos. También va al parque y juega con más niños, porque en el pueblo donde viven las abuelas hay varias familias con niños.

Alicia empezará en un mes a la guardería, unas horas varios días a la semana, de esta manera comenzará una nueva rutina que creemos le va a venir bien a la hora de empezar al cole. No solo eso, por supuesto, relacionarse con otros niños será una aventura para ella. Seguir unas normas diferentes a las de su casa y obedecer una figura que no es la de mamá y papá me parece muy importante para su aprendizaje. He de decir que continuará yendo por las tardes al pueblo, y esto no solamente lo agradecen las abuelas, también muchos de sus vecinos, gente mayor que pasa las horas muertas paseando o sentados en un banco a pie de hórreo y que amenizan sus días viendo a los más pequeños corriendo por allí. Más de uno ha venido a darme las gracias por llevar a la niña verdad como la vida misma, tendríamos que pagarte por traerla más a menudo me han llegado a decir. Es bueno para ella la primera, pero también para sus abuelos y el resto de abuelos del pueblo. Para ellos el tiempo que pasan los niños allí es VIDA.

El método Montessori se asemeja a la crianza en el pueblo en muchos aspectos, por eso apostaría por el.

Aunque como todo modelo de enseñanza creo que también tiene aspectos no tan buenos, el aprendizaje en ciertas áreas es más lento que en el sistema educativo actual. Montessori apuesta por aulas con espacios abiertos, estructurada en áreas de trabajo: área de la vida práctica, área sensorial, área de lectura y área relacionada con las matemáticas. Lo importante es la observación de los niños, aquello que más les motive, trabajarlo para que puedan alcanzar el máximo potencial en todos los aspectos de su vida. El objetivo es que el niño quiera aprender y lo haga contento y feliz.

Personalmente yo combinaría ambos modelos educativos, Montessori y el sistema de enseñanza actual en nuestro país. Sería ideal que las guarderías estuvieran en los pueblos y en el colegio las aulas se distribuyeran en grandes espacios abiertos, aunque yo mantendría la autoridad en la figura del profesor, me parece importante para enseñar a seguir ciertas normas, que ya se que ese papel nos corresponde a los padres, pero me parece necesario complementarlo en la escuela.

Y podríamos continuar con otros modelos o sistemas educativos europeos de éxito que se organizan en torno a los profesores. Pero eso lo dejamos para otro post.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *