MUDANZAS Y REFORMAS

Seguimos con más cambios señores, esto es un no parar!

Hace unos meses mi marido y yo compramos una casa con finca, nuestro sueño desde que empezamos nuestra vida juntos. La casa es bastante vieja, precisa mucha reforma interior, así que para poder hacerla pusimos nuestro piso en venta.

Vivimos en una zona donde, actualmente, el mercado inmobiliario no parece moverse mucho, o eso pensábamos, ya que creíamos que no venderíamos el piso en 2 años mínimo. Cual fue nuestra sorpresa, a los pocos meses de ponerlo en venta y con ayuda de una agencia inmobiliaria, lo vendimos a los primeros interesados.

Ahora hay que empezar con la reforma, pero dónde vamos a vivir?? Pues mi padre que vive en una casa solo nos ofreció asilo durante el tiempo que fuera necesario, le dijimos que sí rápidamente antes que cambiara de opinión.

Comenzamos la mudanza … cuanto hemos acumulado en 5 años!!

Las cajas y las bolsas se multiplicaban, cuando creíamos que ya lo teníamos casi todo recogido, seguíamos llenando macro-bolsas de cuadros de los chinos (donde cabría yo sentada perfectamente!!).

Mi padre ya nos ha preguntado varias veces que de dónde han salido tantas cosas dios mío, y yo solo puedo contestarle que NO LO SE!!!.

Pensarlo parece tedioso, pero cuando nos pusimos a empaquetar lo hicimos con ganas y mucha ilusión imaginándonos ya en la casa nueva. Cuando tienes tan cerca un sueño como este….nada se pone cuesta arriba!.

En 4 fines de semana lo logramos. Lo más divertido fue que yo metía cosas en las cajas y Alicia las sacaba o, mejor aún, metía lo que le parecía, como por ejemplo sus juguetes. No podíamos hacer otra cosa que reírnos, su intención era colaborar y dejamos que participara, por supuesto. Pero a la hora de trasladar las cosas al garaje de mi padre, tuvimos que dejarla con él, sino hubiera sido francamente difícil acabar con la tarea.

La duda era ¿cómo se adaptaría la peque a este gran cambio?…la respuesta la obtuvimos enseguida. La primera noche le costó más tiempo del habitual dormirse, pero al día siguiente llegamos de la compra y cuando nos bajamos del coche, ella sola fue andando en dirección a casa de su abuelo sin que nadie le dijera nada. Siempre tenemos tanto temor por ellos y al final son los que mejor se adaptan a los cambios, al menos ese ha sido el caso de Alicia.

Ya estamos con el siguiente paso, pidiendo presupuestos y haciendo números para la reforma de la casa de nuestros sueños, no tenemos prisa pero sí muchas ganas de ir viendo como toma forma, aunque todo el mundo nos diga que lo más duro está por venir. También nos lo decían de la mudanza, y ya lo hemos conseguido, trabajo en equipo que yo llamo, nuestro motor, la ILUSIÓN.

Ya os iremos contando como evoluciona todo, con sus cosas buenas y malas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *