PIOJOS


Había que hablar de ellos en algún momento, y así nos olvidamos un poco de ese otro bicho que nos viene amargando la vida desde hace meses.  

Estos parásitos o “bichitos” como los llama Alicia, han conseguido que mi marido y yo nos desquiciáramos en más de una ocasión, llegando a fumigar la casa entera, nosotros incluidos.  

Y es que, tras la primera semana de cole, mi hija ya se rascaba la cabeza, después de un examen minucioso, descubrimos a los nuevos habitantes, los piojos, correteando sin más por su cabecita y dejando a su paso un rastro de liendres imposible de eliminar por completo.  

Afortunadamente Alicia fue la única de su clase con la presencia de estos piojos. ¿Dónde los cogió? ¿Por qué una vez eliminados vuelven a aparecer sin más? Estas preguntas yo se las haría a Iker Jiménez, porque no me lo explico de verdad.  

Fuimos a la farmacia de confianza (www.farmaciacorral.com) y nos  recomendaron un spray para matarlos de la marca NEOsitrín , después le lavamos el pelo con el champú indicado para ello, de la misma marca, y le pasamos la famosa lendrera, que no es más que un peine de púas muy cerradas para eliminar las liendres o huevos. Por si esto fuera poco, todos los días antes de ir al cole, le echo un repelente para piojos (toda precaución es poca).  

El tratamiento fue efectivo rápidamente y la niña lo toleró muy bien. Los piojos desaparecieron y nosotros respiramos aliviados. Estábamos convencidos que habíamos acabado con ellos. Pero no ha sido así.  

Gracias al puñetero virus cuyo nombre no quiero escribir porque me entran los siete males, uno detrás del otro; mi marido y yo estamos confinados por contacto estrecho con un positivo, no así la niña, que se fue a casa de los abuelos. No tenemos síntomas, nos encontramos bien y, en una primera prueba, hemos dado negativo.  

El caso es que, la chiquilla ha comenzado otra vez a rascarse cual macaco y la abuela nos ha confirmado la presencia de nuevos habitantes en su cabeza.  

Sabemos que estos parásitos prefieren el pelo fino y limpio, Alicia tiene todas las papeletas está claro, pero ¿Por qué vuelve a infestarse? ¿Será que no eliminamos bien todas las liendres? Sospechamos que la causa es esto último, ya que la niña, al tener el pelo tan fino, la lendrera no engancha todas las liendres y, las que quedan provocan la nueva infestación. Es desesperante os lo aseguro. Pero no existe lendrera de púas más finas, el problema es el pelo de Alicia. 

La abuela ya ha echado mano de los remedios de toda la vida, vinagre y agua que viene siendo. Pero creo que no ha sido muy efectivo.   

En internet he leído que vinagre con mayonesa ¿¿¿en serio???  

Pues así estamos, nosotros sin poder ver a la niña, ella sin poder ir al colegio y los bichitos campando a sus anchas. Diversión en estado puro (ironía modo ON).  

Si supierais de algún otro remedio para mandar estos piojos a paseo, os agradecería me lo comentarais. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *