Que viene,que viene…

Y aquí está, la peor versión de mí misma. Sí, mi cara de asco permanece las 24 horas del día, los vómitos se han hecho dueños de mi vida, además de esto tengo sueño y hambre a todas horas, y no precisamente me apetece comida sana. Por supuesto me han prohibido los embutidos (el jamón!!), lácteos sin pasteurizar, pescados y mariscos crudos entre otros, y no hablamos del alcohol (ni un triste culete de sidra me dejan tomar) ¿Qué será lo siguiente, quitarme las ganas de vivir?  

Mi barriga ha decidido ir por su cuenta y con solo 12 semanas de embarazo (en los que yo estaba convencida que traía gemelos) su tamaño parece de mucho más tiempo, lo sé. Y por si teníamos poco, ahora parece ser que tengo hipertensión arterial y con mis antecedentes, además de estar acojonada, estoy agobiada, estresada y con ganas de morderle un ojo a todo aquel que se cruza en mi camino.  

A todo ello le sumo lo más importante, Alicia. Mi ritmo de vida es completamente diferente al primer embarazo, y por muy jodida que esté señores, a la chiquilla hay que atenderla sí o sí. No vale eso de acostarme un rato y ya está.  

Tengo que adaptarme a las peores condiciones en las que puede vivir una mujer (al último superviviente quería yo ver vomitando por las esquinas y con este nivel de estrés) así es que cambiemos la perspectiva. 

En camino viene Rocío, ya veis, mi destino es el de crear  mujeres, hay que dotar este mundo de buenos ovarios para afrontar lo que nos viene…el 8M en mi casa va a ser la leche!! Y espero que cuando crezcan y decidan manifestarse por algo en lo que crean, no piensen que tienen que hacerlo desnudas, gritando barbaridades o insultando a todo chichirimundi para hacerse escuchar, NOSOTROS  nos encargaremos de enseñarles que el sentido común es la clave para comprender muchas cosas y actuar en consecuencia, aunque en este país lo ignoren tan a menudo.   

A todas las que estáis en una situación parecida o lo habéis estado, me entenderéis. A las que no queréis estar, no sabéis lo que os perdéis porque si yo, con todo lo que he pasado con Alicia, decido repetir, es porque realmente compensa y merece la pena. Os respeto y que sepáis que os ahorráis unos meses de mierda. A las que lo planeáis… llegará cuando  estéis tranquilas y preparadas para ello, no desesperéis. 

Mi propósito a corto plazo es el de disfrutar este embarazo tanto o más que el anterior, a pesar de las dificultades. Mi mayor deseo es, cuando nazca, ver que su color de piel es rosita y no azul o blanco, que llore tan fuerte como sus pulmones se lo permitan y no escuchar ese silencio aterrador de la primera vez. 

Espero tener una maternidad “normal” entre tomas de pecho, juegos y baños en familia. Y no entre médicos, hospitales y cables de electros. Porque tengo derecho a ello, porque ya me toca y PORQUE SÍ COÑO. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *