RUTINAS DE CONFINAMIENTO

 

Este fin de semana alcancé un estado de relajación total y absoluto, en casa estábamos mi marido, mi hija y yo, no necesitaba más.

Yo no puedo hablar realmente de rutina de confinamiento como tal, porque de lunes a viernes salgo a trabajar. Así es que he aprovechado estos dos días para disfrutar del encierro en familia, suena raro, pero también se puede disfrutar de esta situación.

Por la mañana nos hemos levantado después de estar un rato largo los tres en la cama viendo los “dibus”, hemos desayunado, recogido por casa y limpiado la cocina. Una vez puesta la lavadora, nos hemos vestido y nos hemos puesto a jugar en el salón. Hemos hecho varias torres con piezas de colores, le hemos cambiado el pañal al bebé (nenuco) después de darle el desayuno. Y a media mañana hemos salido a la terraza, tenemos la suerte de tener una terraza muy grande donde Alicia ha podido correr con su coche, bajar por el tobogán y jugar con sus pelotas.

Comimos y mientras la peque dormía la siesta, nosotros nos tumbados relajados en el sofá, yo retomé el tema lectura, que lo tenía muy olvidado, mi marido se puso al día con las noticias.

Cuando Alicia se despertó, merendamos en familia, no suelo merendar, pero hay que adaptarse y solidarizarse, además a un bocadillo de Nocilla nunca se le dice que no. Luego hubo más tiempo para juegos varios, incluso para un rato de tablet, vídeos educativos de colores y números, racionando el tiempo por supuesto.

A las 20h salimos a aplaudir y, de paso, hablamos con los vecinos, también hay que socializar.

Llega la hora del baño, la cena y con música relajante nos vamos a dormir.

El tipo de juegos se va variando cada día, el orden de los mismos también.

Cuando nos saturamos un poco recurrimos a la música, cantar y bailar un rato nos viene de lujo a todos, de esta manera hacemos ejercicio y nos cansamos lo suficiente para dormir mejor por la noche.

Veo que muchas mamis y papis están haciendo manualidades varias con sus peques para pasar el tiempo, yo lo haría encantada, pero sacándome de la plastilina, ni se me ocurre ni tengo las habilidades necesarias para crear cosas originales y bonitas.

Mi hija tiene 2 años, así que no tenemos tema deberes o tareas del cole, pintamos cuando nos apetece y procuramos explicarle todo lo que hacemos como siempre.

Para los momentos de agobio una buena idea es turnarse, durante un tiempo estipulado se ocupa papá y luego mamá. No hace falta volverse locos.

Yo, como tengo muy poca imaginación, el momento cocina me parece perfecto para entretener a la niña y divertirnos las dos. Le pongo su delantal y su gorro, y nos reímos un rato.

Con esta confinamiento han surgido multitud de ideas de ocio online, a cualquier hora tendrás una clase de inglés, de gym, de tareas creativas para niños, de música, teatro o cine. Cualquier opción es buena para desconectar de esta locura.

Personalmente lo más importante es DESCONECTAR unas horas al día de la actualidad, nada de móvil o noticias durante ese tiempo, memes incluidos. Una buena película o serie a mí me vino estupendo. Es un respiro muy necesario, ese tiempo te da energía para afrontar el resto del día.

Pido encarecidamente un mínimo de EMPATÍA!!! no sólo durante este confinamiento, sino para después de el. Hay que entender las diferentes situaciones de cada familia, hay niños con TEA que necesitan salir a la calle, personas con algún tipo de trastorno mental que no son capaces de mantenerse encerrados tanto tiempo, personas con fobias…

No podemos salir como locos a las ventanas a insultar a los que van por la calle, vamos a pensar con tranquilidad.

Os sigo animando, sigo pensando que de esto van a salir muchas cosas buenas, vamos a pensarlo todos juntos!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *