SOY MADRE SOLTERA

 

Hay muchas mujeres que, llegado el instinto maternal, deciden emprender el camino solas, para ser madre no se necesita una pareja, con un donante de semen nos vale.

Este tema surgió el otro día en una conversación con amigas, alguna de ellas se lo ha planteado incluso, personalmente me parece una opción muy valiente, ya lo he comentado en algún post anterior.

Nos pusimos en situación y empezamos a pensar cómo se podría llevar a cabo. Hay distintas formas de hacerlo bien, por fecundación in vitro, asistida médicamente o inseminación casera, sí una se puede inseminar en su casa sola sin la ayuda de nadie, señoras podríamos dominar el mundo si quisiéramos.

Para la FIV solamente debemos acudir a una clínica ginecológica donde nos hagan el tratamiento y nos guíen durante todo el proceso. Es cierto que la seguridad social, en Asturias, se hace cargo de los casos de parejas heterosexuales que no pueden tener hijos de manera natural por causas médicas justificadas. En otras comunidades autónomas también pueden acceder a este tratamiento mujeres solteras y lesbianas de manera gratuita. Así funciona todo en este país, en unos sitios sí y en otros no, en unas comunidades más caro, en otras más barato y así nos va.

La inseminación casera me parece un método genial, tú acudes a un banco de semen acreditado donde te facilitan, además de la muestra del donante, un kit para inseminarte tú solita en casa. Dicho kit consta de guantes de vinilo, una jeringuilla con una cánula larga para introducir el semen lo más cerca del útero posible, suero fisiológico y la muestra del donante. Para aspirar mejor el semen con la jeringuilla se usa el suero, te colocas en una posición cómoda con la pelvis elevada ligeramente, introduces la jeringa a través de vagina y depositas el semen, después sacas la jeringuilla y descansas en esa posición una media hora, luego continúas con tu vida normal. Las posibilidades de conseguir un embarazo son las mismas que manteniendo relaciones sexuales y no conlleva ningún riesgo adicional. Solo hay que tener en cuenta que si la muestra de semen es de un banco, estará congelada, habrá que descongelarla previamente.

Los métodos los tenemos claros, las dudas aparecieron con la siguiente pregunta: ¿donante anónimo o se lo pedirías a un amigo/conocido? Unas opinaban que, sin duda alguna, donante anónimo, nada quisieran saber del padre de la futura criatura, para eso hacían el proceso solas. También había miedo a que el donante conocido, en algún momento, quisiera hacerse responsable de su hij@, que estaría en todo su derecho.

La otra parte opinaba que, ante una situación tan delicada como la de traer un niñ@ al mundo, el hecho que el donante fuera un amigo de toda la vida o conocido, les daba cierta tranquilidad, incluso pudiendo acudir a él en un futuro si lo necesitara. Me imagino que para llevara a cabo esta opción, sería necesario hacerlo todo de manera legal para que luego no surgiera ningún tipo de problema o mal entendido.

Abrimos otro debate interesante, la verdad que yo, en un primer momento optaba por la opción del donante conocido, pero tras meditarlo con tranquilidad, prefería que la donación fuera anónima y que nadie viniera con los años a reclamarte ninguna paternidad, si tu elección es ser madre sola, pues tu papel será el de madre y padre siempre, sin nadie más de por medio.

El objetivo final es crear una vida, la elección en este caso es de la madre que decide hacerlo sola, cualquier opción que elija será respetable y la mejor para ella. Me encantaría que opinarais del tema, me parece muy interesante. Eso sí, sigo diciendo que la inseminación en casa es la caña!! Ánimo a todas las madres que deciden serlo solas!! Bravo por ellas!!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *