TELETRABAJANDO

 

Volvemos a ver más cosas positivas del confinamiento, el Teletrabajo. Obviamente en mi profesión no podemos hacer el trabajo desde casa, pero sí muchas empresas, ministerios, concejalías y ayuntamientos han optado por esta medida durante la pandemia.

Hemos comprobado que realmente se puede llevar a cabo, que funciona y además bastante bien. El trabajo se hace de la misma manera y los trabajadores están más tranquilos y así pueden conciliar mejor su vida familiar.

Habrá opiniones de todo tipo, la mía, viendo todo desde fuera claro está, es que esta medida solucionaría muchos de los problemas que tienen actualmente miles de familias españolas para compaginar sus trabajos con el cuidado de los hijos.

Fácil no es, eso por supuesto, no creo para nada que trabajar con tus hijos alrededor jugando o llamándote cada dos por tres, sea una manera cómoda de hacerlo. Pero sí pienso que te puedes organizar de otra manera, jugar con los horarios, por ejemplo cuando los peques duerman la siesta, o un ratito que pueden ir a jugar con la vecina o, más sencillo aún, cuando papá llega a casa y se puede ocupar de ellos, tú te dedicas de lleno a tu tarea.

Aquí también entra la importancia de la corresponsabilidad, el padre no solo debe realizar tareas del hogar que, hoy en día, participan activamente en las mismas pero queda camino por andar. Lo digo porque estamos muy mal acostumbrados a que cuando nace un hijo, la que escoge una reducción de jornada para su cuidado, habitualmente es la madre. El padre raramente lo hace y creo que les cuesta más renunciar a su trabajo para quedarse en casa con los niños y que la mamá vaya a trabajar. No solamente es mi opinión, me baso en comentarios de amigas, vecinas o compañeras a las que se les ha planteado esta situación en algún momento.

Las dudas que se podía plantear una empresa determinada a la hora de ofrecer la opción del teletrabajo, pienso que sea el rendimiento de sus trabajadores, al fin y al cabo es lo que les interesa. Respecto a esto, yo creo que un empleado que puede por fin conciliar su vida familiar con su trabajo, es un empleado contento y, por lo tanto, su rendimiento será superior.

El problema que yo veo es que los trabajadores no sepan organizarse trabajando desde casa y, al final, el resultado sea catastrófico.

Me pongo en el lugar de un empresario y lo que haría sería establecer un período de prueba para todos los empleados que quieran hacer teletrabajo por las circunstancias personales de cada uno. Estudiaría los resultados y basándome en ellos decidiría si implantarlo de manera permanente o no.

Tampoco tendría que ser siempre de la misma manera, quiero decir, unos días trabajar desde casa y otros en la oficina, de esa manera no se pierde el contacto con los compañeros, con el ambiente habitual de trabajo. Seamos sinceros, en España es tan importante ir a currar como ir a tomar el café del descanso al bar de siempre y socializar.

Estos dos últimos meses podrían considerarse el período de prueba, me imagino que, tras el confinamiento, ya muchos hayan podido sacar sus propias conclusiones.

Repito que es muy sencillo hablar desde mi posición, quizás no sea una manera realista de ver las cosas, y en verdad sea todo mucho más complicado.

Me gustaría que tod@s los que os hayáis visto en esta situación pudierais opinar acerca de ello ¿qué os ha parecido la experiencia? ¿os gustaría seguir teletrabajando?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *