Vacaciones ya!!

Un tema peliagudo en los tiempos que vivimos, muchos han querido aprovechar a reservar sus vacaciones antes de otro temido confinamiento que, a este paso, llegará antes de lo esperado.

Hemos dicho muy valientemente que ¡No pasa nada por no irnos de vacaciones un verano! Pero todos sabemos que no es cierto. Llevamos un año trabajando, los que no hemos estado confinados, lo hubiésemos preferido, porque hemos pasado miedo, angustia y hemos tenido que enfrentarnos a nuestro día a día en condiciones que no nos gustaría repetir. Le hemos plantado cara a un bicho que, además de hacer mucha pupa, ha tenido y tiene en vilo a todo el planeta.
Ahora necesitamos un respiro, descansar y volver a coger fuerzas para afrontar lo que está por venir. Unos días de desconexión, no importa el lugar, solamente cambiar nuestra rutina y las vistas desde nuestra ventana.
Yo he decidido irme 4 días, no necesito más, eso sí, con una amiga, DESCONEXIÓN TOTAL. Acontecimientos inesperados, junto con los que ya teníamos encima, han conseguido saturarme un poco tirando a bastante, de hecho, ya estoy asumiendo que es muy probable que infarte antes de los 40, pero eso ya es otro tema.Necesito olvidarme de todo y de todos ¿a quién no le ha pasado alguna vez?.
Y entonces, ¿cual es el problema? Pues el que nos acompaña y atormenta a todas las madres del mundo por los siglos de los siglos, el puñetero sentimiento de culpa. Que no es lo que digan tus vecinos, tus padres, tu suegra…. todo eso hace mucho tiempo que dejo importarme. Es ese pensamiento constante dentro de tu cabeza creyendo que estás haciendo algo mal cuando, en realidad, NO ES ASI! Mi buena hija de 2 años se queda con su buen padre y sus buenos abuelos, estará perfectamente y yo se que vendré renovada y con las pilas cargadas para una buena temporada.
Problema número dos: CORONAVIRUS. Sospecho y temo que para cuando queramos coger las maletas y escapar hacia la tierra prometida de la soledad, el gobierno decrete un cierre de fronteras y me chafe el plan, será entonces cuando el HULK que vive en mi haga su aparición estelar y alguien pueda resultar herido (no quisiera).
Por lo que pueda pasar, hemos estado informándonos bien para evitar males mayores. Si un nuevo confinamiento nos pilla en destino, el coste del hotel no lo tendríamos que asumir nosotras, sino la Administración del Estado, apareciendo entonces otro nuevo problema. ¿Cuánta gente habrá reservado ya sus vacaciones durante estos meses de verano? ¿Cuántas estancias tendría pagar nuestro gobierno? ¿Hasta qué punto les compensará cerrar nuestras fronteras? Nuestra economía está en números rojos, pero el virus continúa avanzando sin darnos tregua. Realmente creo que se esperará a tomar este tipo de medidas hasta el último minuto, como se ha hecho todo hasta ahora.
No me rindo, sigo diciendo que hay que tener esperanza señores, espero y deseo poder disfrutar de esos bien merecidos 4 días y que ningún bicho me arruine otro viaje. Porque mi cerebro necesita que alguien le dé al botón de «reset» y mi cuerpo tirarse en una tumbona, al menos, más de tres horas seguidas.
Mucho ánimo a los que estáis como yo y, a los que ya habéis vuelto de vuestras vacaciones, tenéis que saber que me dáis muchisima envidia y que, como yo no pueda ir, os maldeciré por siempre jamás y un día!!
 
 
 
 
 
 
 
 
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *